Piden a padres chiapanecos escuchar con respeto a jóvenes

El obispo Felipe Arizmendi pidió a los padres de familia escuchar con paciencia y respeto a los jóvenes en vez de lamentar que "se están perdiendo y sólo hacen caso a las modas y a lo que los demás les dicen".

En su mensaje de media semana, el religioso comentó una petición que recibió en su programa dominical de radio en que una madre de familia le solicitaba orar por su hijo que lleva una "relación dañina, ya que ella había orado, pero al parecer Dios no le hacía caso".

"Yo me pregunto quién no escucha a quién, es Dios, es la mamá que no escucha al hijo o éste que no toma en cuenta a su mamá. Lo más difícil en la vida es aprender a escuchar, siendo que Dios nos dio una sola boca y dos oídos", preguntó.

"Es frecuente quejarse de que los jóvenes son inestables, llegan tarde, son irresponsables, que no se les pueden confiar cargos, que se dejan llevar por las modas y los nuevos aires", anotó.

Sin embargo, añadió Arizmendi, la realidad es que "no tenemos valor y tiempo para darles cariño y escucharles con paciencia y comprensión, para que nos abran su corazón".

El obispo pidió a los padres de familia y educadores aprender a escucharlos con respeto, atención, paciencia y amor, pues "no es fácil, porque se requiere serenidad y humildad, ya que a veces nos reprochan fallas que no nos gusta reconocer".

También llamó a los agentes de pastoral "fortalecer la estructura diocesana de pastoral juvenil y su respectiva área; salir a donde están ellas y ellos para escucharlos partiendo de lo que creen".