Comparten especialistas detalles sobre historia mexicana en Costa Rica

El historiador Alejandro Rosas y la escritora Sandra Molina ofrecieron la conferencia "Mitos y ritos de la historia oficial mexicana", en el marco de la XIV Feria Internacional del Libro de Costa Rica.

Los especialistas compartieron parte de sus investigaciones acerca de los mitos fundacionales de la historia oficial mexicana, en el que destacaron cuatro aún vigentes, de acuerdo con información del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta).

Entre estos mencionaron el malinchismo, el retrato de hechos y personajes que iniciaron la guerra de Independencia (1810-1821), así como el Síndrome de Juan Escutia (1827-1847) o el mito de los Niños Héroes y el del "indio" que llegó a ser presidente.

Para Alejandro Rosas, es bueno que todas las sociedades mantengan mitos fundacionales con la finalidad de ir creando conciencia, unidad nacional e identidad.

El autor del libro "99 pasiones en la Historia de México" reiteró que es mejor no desconocer la historia, no olvidarla, y tratar de comprender de mejor manera los momentos que dieron formación al Estado mexicano.

Con más de dos décadas como investigador de divulgación histórica, destacó que en los últimos años han surgido diversas novelas literarias que quitan velos para comprender mejor a los personajes y los hechos históricos.

"Hoy afortunadamente se ha abierto mucho la discusión de la divulgación histórica en México y se puede plantear, por ejemplo, un Hidalgo distinto", refirió.

Por su parte, Sandra Molina consideró que el principal problema para hacer una lectura más adecuada de los hechos y personajes históricos es que "la historia nos la enseñan entre héroes y villanos; eran los malos y los buenos; la historia escrita por la versión de los vencedores y no de los vencidos".

La autora de "101 villanos en la Historia de México" lamentó el mito que la gente tiene acerca de la "Malinche" ya que la siguen viendo como la "gran villana de la historia de México", al reiterar que el término "malinchista" se refiere a todo aquel que repudia lo nacional y prefiere lo extranjero.

Molina apuntó que Malintzin había sido maltratada y regalada dos veces como esclava antes de ser entregada a Hernán Cortés (1485-1547), quien se dio cuenta que podría servirle como traductora.

Aseveró que el hecho que remata a Malintzin de villana fue alertar a Cortés acerca de la emboscada que le tenían preparada en la ciudad de Cholula, hecho que la deja como traidora al pueblo.

"Culpar a Malintzin es injusto porque la Conquista no se logra por ella sino por muchos otros factores, incluidos la epidemia de viruela y las alianzas indígenas", acotó Molina, colaboradora de la Coordinación Nacional de las Conmemoraciones del 2010.

Ambos ponentes dieron su aportación respecto a la Guerra de Independencia, al recordar que la gesta no inició con Miguel Hidalgo en 1810 como muchos mexicanos creen, sino con las conspiraciones de criollos contra la corona española desde 1808.

De la misma manera, evidenciaron la falsa armonía que había entre Ignacio Allende (1769-1811) y Miguel Hidalgo y Costilla (1753-1811), ya que entre ellos había pugnas y envidias, las cuales repercutieron en la historia.

Asimismo, destacaron que el uso de la imagen de la Virgen de Guadalupe como estandarte para iniciar la guerra tiene más de una versión, hay quienes afirman que el cura Hidalgo sí tenía premeditado buscar un símbolo, otros dicen que fue circunstancial, pero también afirman que fue aconsejado por sus hombres.

El hecho es que sí existió el estandarte, sí pasaron por Atotonilco, para llegar a San Miguel de Allende, pero no fue Hidalgo quien lo tomó, dijo Molina.

La autora de "Revolución Mexicana" detalló que Miguel Hidalgo, Juan Aldama (1774-1811) e Ignacio Allende entraron al santuario de Atotonilco a descansar, y que afuera, donde estaban los 600 hombres que los acompañaban, alguien tomó la imagen, la colocó en un tendedero, y comenzó a vitorear a la Virgen provocando la euforia de los hombres.

Hidalgo se dio cuenta del poder que ejercía en los indígenas y decidió tomarla como estandarte.

Aunque en realidad "lo que podemos decir es que no hay una verdad histórica para ninguno de estos mitos", concluyó Alejandro Rosas.

Previo a la ponencia, ambos autores ofrecieron a estudiantes de una escuela primaria de San José, el taller "La historia contada a los niños", con la finalidad de hacerlos reflexionar sobre el papel que juega la investigación de los sucesos en la vida de los seres humanos modernos.

En esta actividad, los ponentes interactuaron con los niños durante un recorrido por la historia universal del siglo XX.

Ejemplo de ello fueron las proyecciones fotográficas de personajes emblemáticos en donde los estudiantes debían de decir de qué personaje de la historia se trataba.

Algunos personajes fueron Mahatma Gandhi (1869-1948), Ernesto "Che" Guevara (1928-1967) y Nelson Mandela (1918).

Entre los sucesos que marcaron el siglo XX que pudieron apreciar los estudiantes fueron la detonación de las bombas atómicas en Hiroshima y Nagasaki (1945) y la caída del Muro de Berlín (1989).

Molina y Rosas mostraron a los niños con esta actividad que el estudio de esta disciplina no es aburrido ni ajena a ellos.