Dialogan gobierno colombiano y manifestantes en medio de bloqueos

El gobierno de Colombia intensificó hoy las negociaciones con los líderes del paro agrario nacional, en medio del bloqueo a carreteras y protestas sociales, que en 10 días ya dejan más de 400 heridos y detenidos.

Fuentes oficiales confirmaron que una delegación enviada por el presidente Juan Manuel Santos a la zona de conflicto busca un acuerdo con los campesinos en la ciudad central de Tunja, que permita restablecer el paso de viajeros y carga.

El cierre carretero, apoyado por camioneros, ha derivado en choques entre manifestantes y la fuerza pública, los cuales han dejado más de 400 heridos y capturados, así como un desabasto de víveres y combustible en varias zonas de Colombia.

La protesta campesina ha recibido el apoyo de cientos de personas, que desde hace dos días han marchado en algunas ciudades con cacerolas en mano, para llamar la atención del gobierno sobre la crisis económica en el sector agrario.

Miles de cultivadores de papa, cebolla y hortalizas iniciaron el lunes pasado un paro indefinido, para exigir salidas a la caída en sus ingresos, por el alto costo de los insumos y el ingreso masivo de productos al país.

En el décimo día de movilizaciones, en el sector de La Calera, vecino a Bogotá, se presentaron choques entre fuerzas antimotines y civiles que intentaron bloquear la vía de acceso a la capital colombiana, informó la Policía local.

El transporte de carga se ha visto reducido de manera sensible, ante la negativa de los vehículos de prestar el servicio por temor a que los manifestantes que taponan al menos 13 carreteras, les arrojen piedras o artefactos.

La situación ha llevado a un desabastecimiento de víveres y combustible en algunas zonas de Colombia y por ende al encarecimiento de los precios de los productos agrícolas que aún se consiguen en las tiendas y supermercados.

Las mayores concentraciones de campesinos se presentan en los departamentos de Boyacá, Cundinamarca, Huila, Caquetá y Nariño, donde los labriegos han impedido el paso de vehículos con árboles, palos y camiones, según las autoridades.

La víspera, el presidente Santos dijo que las reclamaciones de los campesinos "son justas" y prometió encontrar "lo antes posible" una salida a la crisis que los afecta, por la caída en los precios.

El Congreso, en tanto, anunció este miércoles que se creará una comisión "para contribuir a concertar fórmulas de solución que permitan entrar en contacto inmediato con los líderes de los campesinos y transportadores de carga".