En México no se previó hace 15 años que sería un país de viejos

Los programas de asistencia y prevención familiar que hace 15 años tuvieron éxito no contemplaron que México sería un país de viejos, indicó la coordinadora de Atención al Adulto Mayor del Sistema municipal DIF, Joanna Márquez García.

Por consiguiente, dijo, no se establecieron las bases para crear instituciones, organizaciones, atención especializada ni políticas integrales de apoyo a ese sector, y "ahora sufrimos las consecuencias".

"No se planeó que en el futuro se tendría una sociedad de viejos, por eso hay tantas carencias, no estamos preparados para enfrentarnos a grandes grupos sociales de adultos mayores, la gente no está capacitada para tratarlos ni tiene la paciencia o tolerancia", refirió.

Asimismo, expuso que hacen falta ajustes a las leyes laborales que permitan a los adultos, mayores oportunidades de empleo, pues en la actualidad una persona de 45 años ya no tiene acceso a un trabajo ni a ninguna fuente de ingresos.

Hay gente con 50 y hasta 65 años, en perfectas condiciones para trabajar, pero por ley se les complica demasiado tener un empleo o de plano no se les quiere dar esa oportunidad de tener un ingreso, lamentó.

En entrevista, indicó que la mayoría de las personas de más de 60 años son vistas como carga social y económica, generando condiciones de abandono y maltrato.

Consideró que "si bien la ley los protege en el entorno familiar, entran una situación muy complicada en torno al trato que reciben".

Márquez García añadió que las autoridades están obligadas a proteger a los adultos mayores, darles protección, a brindarles albergue, alimentación, medicinas y ayuda en caso de indigencia, siempre y cuando no haya familiares.

Por su parte, apuntó que el DIF desarrolla actividades recreativas para los adultos mayores, pues trata de fomentarles y dejarles en claro que "el hecho de que sean mayores no implica que sean inservibles".

Al contrario, sostuvo, "todavía viven y necesitan de mucho y de muchos para llevar una calidad de vida digna y adecuada para su edad".

Asimismo, indicó que uno de los programas con alta aceptación y desarrollo es del los empacadores en las tiendas departamentales, mismo que hasta el momento arroja una participación de 600 personas.

Además, refirió que está en proceso un nuevo convenio con la cafetería Starbuck´s que permitirá a los adultos mayores entrar a trabajar en sus establecimientos.

"Aquí lo bueno sería alentar a las autoridades laborales a que se obligue a más empresas a dar ese tipo de ayuda, que no fuera voluntario, que los adultos tengan derechos laborales, prestaciones de ley iguales a las de cualquier trabajador", planteó.