Desmiente Fidel Castro presiones de EUA para no recibir a Snowden

El ex presidente cubano Fidel Castro desmintió hoy que Cuba, presionada por Estados Unidos, haya evitado la llegada a La Habana, procedente de Moscú, del ex contratista Edward Snowden, quien filtró secretos de espionaje de Estados Unidos.

De acuerdo a la versión, difundida por el diario ruso Kommersant, Cuba había pedido a las autoridades rusas que impidieran que Snowden tomara el vuelo de la aerolínea Aeroflot con destino a la capital cubana cediendo así a presiones de Washington.

En una Reflexión publicada este miércoles en la prensa estatal Castro, de 87 años, acusó de libelo y "rotativo mercenario" a Kommersant, alegando que en su época fue "uno de los más perversos medios al servicio de la extrema derecha contrarrevolucionaria".

"Ignoro si alguien en algún lugar le dijo algo o no a Snowden, porque esa no es mi tarea", dijo el líder cubano, quien expresó su admiración por "lo valiente y justo" de las filtraciones de Snowden, el cual se encuentra actualmente refugiado en Rusia.

En su artículo titulado "La mentira tarifada", Castro opinó que el ex contratista de la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos, prestó un servicio al mundo al revelar la política repugnantemente deshonesta del poderoso imperio que miente y engaña al mundo".

Estados Unidos quiere juzgar a Snowden por haber filtrado a la prensa datos sobre programas de espionaje de Washington, revelación que ha desatado un escándalo en varios países donde fueron aplicados.

"Con lo que no estaría de acuerdo es que alguien, cualesquiera que fuesen sus méritos, pueda hablar en nombre de Cuba", expresó el ex gobernante cubano, quien delegó sus cargos en su hermano Raúl desde 2006 debido a una grave enfermedad.

"Es absolutamente claro que Estados Unidos tratará siempre de presionar a Cuba como hace con la ONU o cualquier institución pública o privada del mundo, una de las características de los gobiernos de ese país", comentó Castro.

Y agregó que "no sería posible esperar de sus gobiernos otra cosa, pero no en balde se resisten 54 años defendiendo sin tregua --y el tiempo adicional que fuera necesario--, enfrentando el criminal bloqueo económico del poderoso imperio".

"Nuestro mayor error es no haber sido capaz de aprender mucho más en mucho menos tiempo", apuntó el ex mandatario.