Intervienen estudiantes de la ENCRYM textiles de los siglos XIX y XX

Con la intención de formar nuevos restaurados y contribuir a la preservación del patrimonio cultural, alumnos de la Escuela Nacional de Conservación, Restauración y Museografía (ENCRYM) intervienen textiles de los siglos XIX y XX, como parte de las actividades programadas en el ciclo escolar agosto-diciembre.

Se trata de huipiles, banderas, sarapes y faldas pertenecientes a los museos Nacional de Antropología, Intervenciones e Historia y el Textil de Oaxaca, así como de la Secretaría de la Defensa Nacional, informó el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

Las intervenciones están a cargo de 23 alumnos del Seminario "Taller de Conservación y Restauración de Textiles", inscritos en la licenciatura en Restauración de la ENCRYM.

De acuerdo con la titular del seminario, Lorena Román Flores, en el proceso de restauración, los estudiantes deben investigar el contexto histórico y valor cultural del objeto, así como hacer un registro minucioso del estado de conservación en el que se recibe, a través de fotografías y pruebas de laboratorio.

Más adelante, dijo, realizarán estudios para tener información certera sobre los materiales que conforman cada textil, tonalidades exactas que presentan y la naturaleza de los colorantes; a partir de los resultados obtenidos se precisará cuál es el proceso de restauración que se implementará.

La restauradora detalló que los huipiles que se intervendrán, provenientes del Museo Textil de Oaxaca, datan de 1970 y se conforman por tres lienzos fabricados en telar de cintura, a los cuales se le han identificado rasgaduras, remiendos, pérdidas de color y suciedad.

Por otro lado, se realiza la investigación histórica y la manufactura de un textil de la colección del Museo Nacional de Antropología, proveniente de Coahuila.

Éste se ha registrado como gabán, aunque cabe la posibilidad de que se trate un sarape que en algún momento fue descosido por la parte central.

Los encargados de esta prenda, cuyos deterioros son remiendos, manchas y algunos faltantes, harán los análisis pertinentes para determinar qué prenda es.

Otros estudiantes se dedicarán a intervenir una falda de seda, raso y algodón que resguarda el Museo Nacional de Historia.

Según los estudios preliminares es una vestimenta china de la dinastía Qing, de la provincia de Liaoning, que posiblemente data de finales del siglo XIX y que presenta pérdida del bordado, decoloración, algunos desgarres y manchas.

Las banderas sobre las que se trabaja, refirió, presentan faltantes, pliegues, desprendimiento de hilo, manchas, rasgaduras y decoloración.

Es de mencionar que todos los textiles serán restaurados durante este semestre y que servirán como trabajos evaluativos de los alumnos.

A principios de diciembre, las piezas serán devueltas a sus recintos de origen, totalmente estables e intervenidas; se prevé que algunas de ellas puedan ser exhibidas de inmediato.