Aumenta crédito como proporción del PIB en México

El monto de los créditos otorgados por los intermediarios financieros bancarios y no bancarios como proporción del Producto Interno Bruto (PIB) va en aumento, donde destaca el incremento en la participación del Infonavit.

De acuerdo con el Reporte de Ahorro Financiero y Financiamiento a marzo del 2013, los créditos totales para financiar a los sectores privado y público representaron 28.2 por ciento del PIB, lo que significó un crecimiento de 1.5 puntos porcentuales respecto al trimestre previo, al sumar 4.4 billones de pesos.

"Con ello continúa su tendencia creciente como proporción del PIB en los últimos años", destaca la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) en su reciente reporte.

Si bien, el saldo de los préstamos de los bancos continúa como el componente con mayor participación dentro de la cartera de crédito, al alcanzar 17.3 por ciento del PIB a marzo de 2013, el Infonavit pasó de 5.0 a 6.0 por ciento respecto al trimestre previo.

En tanto, la banca de desarrollo tiene una representación en el crédito total como porcentaje del PIB de 2.1 por ciento.

El organismo regulador y supervisor refiere en su reporte que de todos los rubros que componen la cartera de crédito, el saldo de las sociedades financieras de objeto múltiple, entidades no reguladas (Sofomes/ENR), presentó el mayor crecimiento anual en términos reales, al pasar de 4.3 y 29.9 por ciento.

Seguido del saldo de la cartera de crédito de las sociedades financieras de objeto múltiple, entidades reguladas (Sofomers), con un incremento real anual de 22.9 por ciento de enero a marzo de 2013, respecto a 30.8 por ciento del trimestre anterior.

En otros rubros, agrega, se mostraron caídas importantes en el saldo de la cartera de crédito de las sociedades financieras de objeto limitado, al reportar una disminución real anual de 92.5 por ciento, como resultado de la liquidación o migración de estas entidades hacia otras figuras financieras.

Respecto a la cartera de la banca múltiple, reportó un aumento de real anual de 6.1 por ciento, contra 7.4 por ciento previo.

Mientras que la cartera de las entidades del sector de ahorro y crédito popular (Sociedades Cooperativas de Ahorro y Préstamo y Sociedades Financieras Populares) presentó un crecimiento real anual de 1.3 por ciento respecto al 0.5 por ciento observado en el trimestre anterior.

Así, precisa, en marzo de 2013, el financiamiento total representó 82 por ciento del PIB, monto que incluye la cartera de crédito (de bancos y de otros intermediarios financieros), la emisión de deuda interna y el financiamiento externo.

El financiamiento interno al sector privado no financiero (incluye créditos de instituciones bancarias y no bancarias, así como emisión de deuda) fue de 27.8 por ciento del PIB en el primer trimestre de 2013.

El financiamiento interno total (al sector público y al sector privado, con créditos bancarios y no bancarios y deuda interna), fue de 68.9 por ciento del PIB.

La CNBV también informó que el ahorro financiero total (interno y externo) en México llegó a 85.9 por ciento del PIB en marzo de 2013, lo que implicó un aumento en términos reales de 8.5 por ciento con respecto al mismo trimestre del año anterior, para alcanzar los 13.3 billones de pesos.

El ahorro financiero total ha crecido desde 2000, cuando era 51.5 por ciento del PIB, lo cual muestra la confianza de la población en el Sistema Financiero Mexicano por su solidez, destaca.

Además, agrega, la tenencia de valores de renta fija e híbridos actualmente representa el principal componente del ahorro financiero interno.

Y es que, señala, al cierre de marzo del 2013 significó 33.1 por ciento como proporción del PIB y creció a un ritmo de 6.3 por ciento anual en términos reales, impulsado principalmente por los inversionistas institucionales (en particular, Sociedades de Inversión y Siefores).

La Comisión comenta que el ahorro externo también ha crecido considerablemente en los últimos años y actualmente representa 25.7 por ciento del PIB, derivado principalmente de las inversiones de los extranjeros en bonos gubernamentales y privados emitidos en México, lo que refleja la confianza en la economía mexicana.