Bravo Mena dispuesto a contender por presidencia del PAN

El ex embajador de México en el Vaticano, Luis Felipe Bravo Mena, no descartó la posibilidad de contender por la presidencia nacional del PAN, siempre y cuando su candidatura fuera de unidad y evitara choques entre las expresiones internas.

El ex diplomático dijo que no se puede negar a un nuevo llamado a servir al partido, por lo que "si veo que es un esquema que sirviera de factor de unidad y cohesión para armonizar el ánimo de las expresiones de Acción Nacional, estoy en la disposición".

En entrevista, Bravo Mena consideró que estatutariamente está en posibilidad de presidir por tercera ocasión la dirigencia del Partido Acción Nacional (PAN), sin embargo aclaró que no está buscando la candidatura, ya que "es tiempo de nuevas generaciones".

El panista recordó que la única limitante que marca la normatividad vigente es que no podrá reelegirse más de una vez, en forma consecutiva, quien sea presidente.

Hasta el momento se mencionan entre los aspirantes a la presidencia nacional del PAN a Josefina Vázquez Mota, Margarita Zavala, Juan Manuel Oliva, Juan Carlos Romero Hicks, Gustavo Madero, lista a la que se suma Luis Felipe Bravo Mena.

Respecto a la posibilidad de estar un periodo adicional en la presidencia panista, que le han planteado algunos compañeros, Bravo Mena reiteró su disposición pero en un esquema de unidad, pero no irá en campaña ni luchando contra nadie.

El ex dirigente nacional panista dijo que no se negará a las voces que lo ven como un conciliador para encausar la reinstauración de los órganos directivos y sobre todo reconstruir la serenidad en el blanquiazul, acabando con "las tribus".

"He estado señalando que el gran daño que al partido le ha hecho la lógica de grupos que ha degenerado en tribus, esto hay que acabarlo, hay que terminarlo y la manera que hay que hacerlo es encontrarse con los fines superiores", expuso.

Asimismo, consideró que ante los momentos difíciles por los que atraviesa el partido, en los que se ha roto la convivencia, no es conveniente una reelección de Gustavo Madero, porque no se lograría la "conciliación".

Negó ser parte de los calderonistas y prueba de ello es que "he estado criticando, en público y privado, el gran daño que le ha hecho al partido la lógica de grupos que luego ha degenerado en tribus, y esto hay que acabarlo y la manera de hacerlo es reencontrarnos en los principios".