Piden frenar actitudes negativas hacia los adultos mayores

El geriatra adscrito al Hospital de Especialidades del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Jalisco, Antonio Kobayashi Gutiérrez, hizo un llamado a frenar el "viejismo", que son actitudes peyorativas hacia las personas mayores.

En rueda de prensa, señaló que los cambios en las relaciones de familia han redundado en una paulatina pérdida de la hegemonía que el anciano solía tener no sólo en el núcleo familiar, sino en la comunidad entera "era el poseedor del conocimiento y por lo mismo era también el consejero".

Con el advenimiento de la Revolución Industrial en que la utilización de maquinaria y cadenas de producción desplazaron la experiencia del adulto mayor, emponderando a los más jóvenes y más fuertes, y a partir de ahí las diversas formas de discriminación inmersas en el "viejismo" empezaron a gestarse, advirtió el entrevistado.

Asimismo, dijo, una serie de mitos en torno a la tercera edad ha mermado el desarrollo armónico del adulto mayor en las diferentes esferas y a manera de ejemplo citó la tan difundida creencia en el sentido de que "vejez es sinónimo de enfermedad".

En este sentido, explicó que apenas entre la tercera parte y la mitad de los adultos mayores pertenecientes al Seguro Social, acude a recibir atención médica "y esto es porque no lo necesitan, no están enfermos".

Añadió que más bien su presencia en unidades médicas de la institución, ocurre en el contexto de grupos de autoayuda que buscan actividades diversas en aras de mejorar su bienestar, fundamentado en la convivencia e intercambio de experiencias.

Otro mito muy común tiene que ver con la "infantilización" que los hijos, sobre todo, hacen del adulto mayor "doctor: él no va a entender lo que le pasa, mejor dígamelo a mí y yo se lo explico", es una frase que con frecuencia se escucha en los consultorios y que repercute en la autoestima del anciano.

"El hijo explica todo y es como si llevaran a la niña o al niño al pediatra. y eso no es correcto porque al anciano le preocupan otras cosas; la mayoría de ancianos son muy listos solamente el cinco por ciento tiene algún tipo de deterioro cognitivo", expresó el experto.

Un aspecto sobre el que hizo énfasis especial, fue el relacionado al arraigado estereotipo en torno a que "los ancianos no tienen vida sexual", lo cual ha llevado a que las campañas de prevención de infecciones de transmisión sexual se enfoquen sólo a jóvenes.

Por otra parte, manifestó, están las tendencias mercadológicas actuales que se enfocan a la juventud, a conservarla como lo más preciado y a gastar en productos de belleza, aparatología, procedimientos en busca de la eterna juventud, lo cual ha dado paso a otro fenómeno: la fobia o miedo a envejecer.

Así, indicó, es que se da el abandono a los ancianos, el evitarlos "porque nos recuerdan que conforme pase el tiempo llegaremos a esa situación y nos asusta".

Ante el crecimiento de la población de adultos mayores debido al éxito de campañas preventivas, el Seguro Social se ha dado a la tarea de establecer estrategias dirigidas a este núcleo poblacional, muestra de ello es GeriatrIMSS y la Guía de Envejecimiento Saludable.

Es así como paso por paso se orienta al adulto mayor no solamente en el aspecto de la utilización de fármacos y el mejor control de sus enfermedades metabólicas, sino en coadyuvantes, como la actividad física, la nutrición y la convivencia.