Asegura Herminio Blanco poder sacar a la OMC del estado "crítico"

Herminio Blanco Mendoza aseguró ser el mejor candidato para sacar a la Organización Mundial del Comercio (OMC) del estado "crítico" en que se encuentra.

A nueve días de que se defina al nuevo director general del organismo, descartó que se vaya a dividir la región, en la que por primera vez compiten dos latinoamericanos por ese puesto: él y su contendiente brasileño, Roberto Azevedo.

Indicó que el presidente Enrique Peña Nieto y su homóloga de Brasil, Dilma Rousseff, tienen la decisión de que ambos países trabajen juntos para tener una América Latina más fuerte.

Por ello, resaltó que es un tema que no debe dividir a los países de la región, y cuando se resuelva, todos deberán estar trabajando en favor del fortalecimiento de la OMC.

El ex titular de la Secretaría de Comercio y Fomento Industrial (Secofi) en la administración del ex presidente Ernesto Zedillo Ponce de León, advirtió que el organismo mundial enfrenta "una falta de credibilidad".

Ante ello, afirmó que su "candidatura es a favor del futuro" de la Organización Mundial de Comercio, y reconoció que el apoyo de Oceanía será clave para su elección, después de que ese continente insular se quedó sin candidato.

Entrevistado a bordo del avión presidencial TP01, tras acompañar al presidente Peña Nieto en su gira por Haití, Blanco Mendoza expresó que la OMC tiene que reformarse para garantizar su supervivencia, pues la pasada crisis económica trajo una oleada de proteccionismo en los mercados.

Otro de los retos del organismo mundial es incluir los acuerdos de la Ronda de Doha, que tras 12 años de estancamiento se pretende liberar el comercio en el orbe, describió el aspirante.

Reiteró sus atributos para obtener la dirección de la OMC con su experiencia de negociación, al haber sido secretario de Estado en México y haber trabajado durante los últimos 12 años en la iniciativa privada.

Además manifestó que es visto como un candidato que trae nuevas ideas y que tiene una experiencia política y técnica, y como la persona que, sin estar adentro de la organización, puede traer ideas de cómo sacarla de un proceso crítico en el que se encuentra.

En ese contexto, consideró que de ser electo sería un símbolo de reconocimiento al trabajo que el presidente Peña Nieto está haciendo en convencimiento de que México tiene que jugar un papel mucho más fuerte en el mundo.

Afirmó que su candidatura y la del brasileño son "muy diferentes. Él (Roberto Azevedo) es un diplomático muy hábil que tiene experiencia en Ginebra. Es una persona que ha llevado las negociaciones durante esta ronda de Ginebra, y está dentro de la organización".

Sin embargo, estimó que su candidatura trae ideas y experiencias nuevas. "Y estarían enfrentando los 159 países esa elección frente a estos dos candidatos y frente a países tan diferentes como son México y Brasil".

La OMC anunciará este 8 de mayo al ganador de la elección, donde por primera vez dos latinoamericanos compiten por la dirección.