Caen dos personas con cargamento de cocaína en frontera de Reynosa

Agentes de Aduana y Protección Fronteriza (CBP por sus siglas en inglés) detuvieron a dos personas en acciones separadas luego de que intentaron ingresar poco más de siete kilos de cocaína a territorio estadounidense.

El portavoz de la dependencia federal, Phillip Barrera, señaló que el primer aseguramiento se efectuó en el cruce internacional que une esta frontera con Hidalgo, Texas, hasta donde arribó el conductor de un vehículo Chevrolet Impala, modelo 2006.

El conductor se identificó en la garita migratoria del cruce fronterizo como ciudadano estadounidense por lo que mostró su certificado de nacimiento que lo acreditaba como tal.

Indicó que luego de un interrogatorio, el agente de CBP decidió aplicar una segunda inspección con equipo de alta tecnología, así como con unidades caninas adiestradas a la detección de narcóticos,

detectando seis paquetes con droga ocultos en el interior del vehículo.

Dijo que el peso total de los paquetes fue de 6.46 kilos de cocaína, cuyo valor se estima en 460 mil dólares en el mercado estadounidense.

Resaltó que el conductor, de 20 años de edad, mexicano pero con residencia legal en Indiana, fue detenido y junto con la droga y el vehículo fue puesto a disposición del Departamento de Seguridad Nacional, donde habrán de dar seguimiento a las investigaciones.

Por otra parte, dijo que en una segunda acción agentes de CBP lograron la detención de una persona de 42 años de edad quien pretendió ingresar a Estados Unidos a través del cruce internacional denominado B&M con poco más de medio kilo de cocaína.

El detenido arribó a la garita migratoria por el área destinada a los peatones, por lo que al momento de revisar su documentación, este se mostró nervioso, ante lo cual fue sometido a una revisión más minuciosa, descubriendo que en sus zapatos ocultaba cuatro paquetes con 530 gramos de cocaína, valuados en 40 mil dólares.

Finalmente el vocero de la dependencia federal dijo que en ambos casos fueron detenidas las dos personas, mexicanas pero con residencia legal en Estados Unidos, quienes esperaran el veredicto de un magistrado federal para conocer su sentencia por los delitos que les resulten.