Crece la población alemana como consecuencia de la inmigración

La población alemana volvió a crecer a niveles de la década de 1990, en particular gracias a la inmigración, según dio a conocer hoy la Oficina Federal de Estadística (Destatis) en Wiesbaden.

A finales de 2012 se registraron en el país unos 80.5 millones de habitantes, lo que significó un aumento de la población de 196 mil personas (0.2 por ciento). A nivel regional, fue Baviera el estado que más creció.

Un resultado análogo se había registrado por última vez en la década de 1990 cuando el aumento fue de 195 mil ciudadanos.

Uno de los peores años para el crecimiento de la población alemana fue 2011, cuando el aumento fue de sólo 96 mil personas, lo que causó algunos llamamientos por parte de políticos para invertir esta tendencia.

Sin embargo, en un país que padece los efectos del envejecimiento de la población, el aumento no se debió a un incremento de la natalidad.

En 2012 como en el año anterior hubo más muertes que nacimientos, aún así, el año pasado fueron 370 mil los inmigrantes que se instalaron en el país.

En particular, según datos de la Destatis, los inmigrantes procedieron, como suele ser, de países del Este europeo: Polonia, Rumania, Bulgaria y Hungría.

Otros países que contribuyeron significativamente al aumento de población fueron los afectados por la crisis de las deudas soberanas: España, Italia y Grecia en particular.

De hecho, la inmigración se concentró en regiones económicamente fuertes como Bavaria, con 76 mil personas, y Baden Württemberg, con 57 mil personas, además de Berlín con 49 mil nuevos llegados.

Estados federados económicamente menos fuertes como los del Este sufrieron una reducción de su población: en Sajonia Anhalt se registraron 17 mil habitantes menos y en Turingia 11 mil.