Dimite canciller brasileño por fuga de senador boliviano

El canciller brasileño Antonio Patriota renunció hoy a su cargo, debido a la participación de un diplomático en la fuga del senador boliviano Roger Pinto, asilado en la embajada de Brasil en La Paz, informó la estatal Agencia Brasil.

Un comunicado de la Presidencia de Brasil indicó este lunes que la presidenta Dilma Rousseff aceptó la renuncia de Patriota, y que la cancillería será asumida por el representante brasileño en Naciones Unidas, embajador Luiz Alberto Figueiredo.

Patriota, quien a su vez relevará a Figueiredo, se reunió este lunes durante 50 minutos con Rousseff y luego se informó de su salida del Ministerio de Relaciones Exteriores.

El ex representante brasileño en Naciones Unidas asumirá el cargo ministerial el viernes, y acompañará a la mandataria el próximo fin de semana a la Cumbre de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) en Surinam.

El gobierno boliviano calificó este lunes como "grave" la salida subrepticia hacia Brasil del senador Pinto, de 22 años, reclamado por la justicia de Bolivia por 22 causas judiciales.

Pinto había ingresado el 28 de mayo de 2012 a la embajada de Brasil en Bolivia y había recibido asilo político el 8 de junio del mismo año, pero no había podido dejar la legación por la negativa del gobierno del presidente Evo Morales a otorgarle salvoconducto.

El legislador enfrentaba acusaciones por mal manejo de fondos públicos, incumplimiento de deberes, sedición y corrupción, entre otros cargos.

Un diplomático brasileño sacó a Pinto de la embajada el pasado viernes en un vehículo diplomático, el cual recorrió en 22 horas los mil 600 kilómetros desde La Paz hasta la frontera con Brasil.

El encargado de negocios de Brasil en Bolivia, el diplomático Eduardo Saboia, fue citado por medios de prensa como el principal responsable de la operación para sacar al senador boliviano desde la embajada rumbo a Brasilia, donde se encuentra este lunes.