Senador chileno pide perdón por abusos durante régimen de Pinochet

El senador chileno y ex presidente de la gobernante Unión Demócrata Independiente (UDI), Hernán Larraín, pidió hoy perdón a los chilenos por las violaciones a los derechos humanos bajo la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990).

Larraín fue explícito al finalizar su presentación del libro "Voces de la Reconciliación", en el salón de sesiones del antiguo Senado en la capital chilena, al expresar en términos personales: "pido perdón por lo que haya hecho o haya omitido lo que debía hacer".

"Esta es mi voz para la reconciliación. Pero es necesario oír la de todos", anotó.

En su exposición, Larraín planteó que "si ayuda pedir perdón, también libera saber perdonar. Por eso, ¿por qué no dar un paso personal, en lugar de esperar que otros hagan lo que uno quiere oír?"

Algo simple y transparente, agregó, "como: yo pido perdón por lo que haya hecho o por omitir lo que debía hacer. Pido perdón por no haber colaborado de modo suficiente a la reconciliación en mi trabajo".

"Y también pido perdón por no haber sabido perdonar a quienes me han ofendido y se han acercado en señal de reencuentro. Desde ya, hoy lo hago en mi nombre: pido perdón. Esta es mi voz para la reconciliación. Pero es necesario oír la de todos", subrayó.

Larraín presentó el libro "Voces de la reconciliación", editado por él y el ex senador socialista, Ricardo Núñez, a iniciativa del Instituto de Estudios Sociales.

El libro incluye escritos del presidente Sebastián Piñera y los ex mandatarios Patricio Aylwin, Eduardo Frei y Ricardo Lagos, además de políticos, académicos, juristas y dirigentes sociales y militares en retiro.

Hace un par de semanas, el mismo Larraìn, apartándose del discurso tradicional de su sector político, que habla de régimen o de gobierno militar cuando se refieren al período de Pinochet (1973-1990), lo definió claramente como "dictadura".

El senador señaló: "fue un gobierno militar, pero, sin lugar a dudas, fue una dictadura, no fue una democracia, y del punto de vista de la ciencia política, lo que no es democracia es un gobierno de facto",