Recibe Tijuana a 8 mil deportados ex convictos durante 2013

Esta frontera ha recibido durante 2013 alrededor de 8 mil deportados ex convictos de las cárceles de Estados Unidos, de los cuales 30% fueron sentenciados a una pena grave como homicidio.

El titular de la Secretaría de Seguridad Pública municipal, Alberto Capella Ibarra, aseveró que tales cifras son las que se manejan en el grupo de coordinación cada mes y que da cuenta del problema de índole social y de seguridad.

Refirió que es Tijuana por donde los ex convictos son repatriados, "8 mil por aquí, 200 por Mexicali y en las demás fronteras no tantos", pues consideró que "ninguna otra ciudad tiene la capacidad de atender un fenómeno así de deportación".

Agregó que ante ello, se presenta un dilema, pues "¿qué hacemos con ellos cuando en México no han cometido ningún delito?", aunque reconoció la problemática por la cantidad de conflictos que se generan en las zonas donde se establecen.

Indicó que el tema de los deportados en general más que de índole de seguridad es un problema social, pues éstos en la mayoría de los casos llegan sin identificación y sin qué comer, por lo que es una tarea que requiere de atención.

Todo esto ha provocado que "como nunca en la historia de Tijuana se le vaya a invertir con una visión totalmente humanista al fenómeno migrante de la ciudad, porque se trata de un tema de orden social".

Refirió que aunque la presente administración municipal está por concluir, se evitará que los proyectos "sean una llamarada de petate", pues se busca sentar las bases para que continúen los programas de atención al migrante con visión social.

Para ello, manifestó que se invertirán recursos en la creación de módulos y espacios para la atención de los deportados o su canalización a las instancias federales, estatales o municipales.

"Estableceremos cuatro módulos a lo largo de las rutas que recorren los migrantes"; además, se fortalecerán la atención a los grupos civiles que proporcionan techo y alimentos a estas personas, y sobre todo un mecanismo de retorno a sus ciudades.