Reconocen derechos de niños víctimas de conflicto armado en Guatemala

El gobierno de Guatemala encabezó hoy la tradicional ceremonia del Cambio de la Rosa de la Paz, en conmemoración del Día Nacional de los niños víctimas del pasado conflicto armado interno de este país.

El acto solemne en el patio central del Palacio Nacional de la Cultura, ex sede del gobierno, fue presidido por funcionarios de la Secretaría de la Paz y el titular del Programa Nacional de Resarcimiento (PNR), Jorge Herrera.

A la ceremonia asistieron representantes de comunidades indígenas, ante quienes colocaron una rosa en el Monumento a la Paz, ubicado en el Palacio Nacional de la Cultura, donde gobierno y guerrilla suscribieron el 29 de diciembre de 1996 los acuerdos de paz.

El acto simbólico reconoce a instituciones nacionales y extranjeras y ciudadanos guatemaltecos que fueron artífices del proceso de paz y que continúan sus labores por consolidarlo.

El Cambio de la Rosa de la Paz se cumplió en conmemoración del Día Nacional de la Dignificación del Niño y Niña Víctima del Conflicto Armado Interno guatemalteco, que se prolongó por 36 años y causó 200 mil víctimas entre muertos y desaparecidos.

El titular del PNR, Jorge Herrera, afirmó que las comunidades indígenas, luego de padecer la violencia de la pasada guerra interna, hoy se esfuerzan por procurar el bienestar de sus familias y con su trabajo contribuyen a la reconciliación nacional.

Reiteró el compromiso del gobierno del presidente Otto Pérez Molina de propiciar el desarrollo de los pueblos indígenas, que representan casi la mitad de los 15 millones de habitantes de Guatemala.

El funcionario llamó a trabajar por la reconciliación y la paz, reflexionar sobre las causas que originaron el pasado conflicto armado y avanzar en los objetivos de país. "No podemos olvidar el pasado, pero debemos superarlo", enfatizó.

El dirigente de la comunidad La Lupita, municipio de San Antonio, departamento de Suchitepéquez, Jacinto Pérez, quien fue una de las víctimas -afectadas durante su niñez por el conflicto-, coincidió en que "ya no se debe ver atrás".

dijo que una vez alcanzados los acuerdos de paz, se impone trabajar "por la familia, la comunidad y por Guatemala".

A su vez, representantes de comunidades indígenas ratificaron su pedido para que el PNR acelere los procesos para el cumplimiento del resarcimiento moral y económico de parte del Estado, en beneficio de las víctimas del pasado conflicto armado interno guatemalteco.

Según datos de las Naciones Unidas, que avaló los acuerdos de paz de Guatemala, el conflicto causó unos 45 mil desaparecidos, un número similar de indígenas refugiados en el sur de México y el desplazamiento interno de un millón de personas.