Advierten sobre desgaste articular prematuro

El experto José Luis González Romero dijo que la osteoartrosis, entendida como desgaste articular, es un problema que viene con la edad, pero existen factores que pueden acelerar el proceso, y el más importante es la obesidad.

El titular en la división quirúrgica del Hospital General Regional 46 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) Jalisco refirió que la obesidad contribuye hasta en 80% en la manifestación temprana de la osteoartrosis.

Señaló que dado el alto índice de obesidad, presente inclusive en niños, hace que hasta ellos tengan manifestaciones de daño articular durante su etapa de infancia, atribuibles en 40%, al peso excesivo".

Afirmó que la osteoartrosis es un proceso degenerativo de las estructuras que conforman las articulaciones, donde el cartílago empieza a desprenderse y provoca así que los huesos contacten entre ellos de manera directa, sin nada que amortigüe, lo cual produce chasquidos, pero sobre todo dolor, que puede ir de leve a intenso.

Explicó que al ser las rodillas las articulaciones de mayor carga, es donde las manifestaciones de la osteoartrosis se hacen más evidentes y de acuerdo con el grado de severidad que alcancen, pueden imposibilitar a la persona para sostenerse en pie y caminar.

Detalló que además de las rodillas, otras articulaciones que suelen afectarse por osteoartrosis, incluyen cadera y tobillos, pero el daño en ocasiones llega a ser tal que ni aún con la pérdida de peso del paciente, logra el funcionamiento adecuado de la articulación afectada.

Añadió que los pacientes deben tomar analgésicos y antiinflamatorios, y cuando esto no es suficiente, se recurre a procesos quirúrgicos como son osteotomías -cambios de alineación de los huesos-, o en su momento a prótesis articulares.

Resaltó que en el área de Traumatología y Ortopedia de dicho hospital se recibe un promedio de 20 pacientes al día que son diagnosticados con osteoartrosis, de ellos, 10 por ciento requiere de cirugía para resolver el problema importante de incapacidad que les genera la enfermedad.

Destacó que evitar sobrepeso y obesidad, y en contraparte realizar actividad física supervisada que fortalezca los músculos de sostén para las articulaciones, son medidas preventivas efectivas que deben ponerse en práctica.

Subrayó que si bien se trata de un proceso degenerativo que viene con los años, con dichas medidas se puede no sólo evitar la aparición temprana de esta afección, sino que cuando se presente no sea de forma tan agresiva y discapacitante.

"La caminata por sí sola, con el calzado adecuado, consigue un muy buen fortalecimiento de los músculos de muslos y piernas y, por el contrario, deben evitarse actividades como spinning o joggin, debido a que sobrecargan el impacto articular en rodillas y pueden empeorar el cuadro", concluyó.