Afirman que sólo 21 millones de hectáreas están sembradas

El secretario de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, Jorge Carlos Ramírez Marín, lamentó que en el campo de hoy, de 196 millones 437 mil 500 hectáreas, según el INEGI, sólo 21 millones están sembradas.

El funcionario federal señaló que esa superficie sembrada es extraordinariamente pequeña si se compara con la concentración de riquezas que tiene el país.

Por ello, convocó a los campesinos a voltear a esas hectáreas que no se cultivan y a la riqueza que pueden tener los hombres del campo que se quedaron en ellas.

Señaló que contra el hambre, la pobreza y la injusticia, bienvenido el ejército de la Confederación Nacional Campesina (CNC), un ejército que marche contra los únicos enemigos declarados del gobierno federal, señaló al inaugurar el Congreso Nacional cenecista.

"Contra estos enemigos, bienvenido el ejército de la CNC y vamos a transformar el campo, no tengo la menor duda", expresó.

Al representar al presidente Enrique Peña Nieto en la inauguración del Congreso Nacional Campesino, "Pacto por México para el Campo, Ramírez Marín aseguró que organizaciones como la CNC son indispensables para lograr la transformación del campo en México.

"Un campo con certeza jurídica, un campo con instrumentos de innovación tecnológica, un campo con igualdad en servicios de salud y educación es una gran oportunidad y debemos estar muy contentos de participar en este mismo momento histórico con organizaciones como la CNC distinguidas a cumplir su lucha", manifestó.

Agregó que el gobierno federal está decidido a no dejar a un lado la lucha solamente por cuestiones electorales y a cumplir sus compromisos independientemente de la conveniencia del momento.

Dijo que esa es la razón por la que el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto tiene las iniciativas que ha propuesto para transformar al país.

"Tiene no escondidas en un gabinete, no guardadas en el despacho de alguno de sus funcionarios, lo tiene en el Congreso de la Unión donde debe estar", subrayó.

Ante más de 6 mil cenecistas de todo el país, el funcionario del gobierno federal se refirió a la reforma financiera y dijo que no se puede admitir una banca de desarrollo que cobre intereses más altos que la comercial, cuando el campo mexicano requiere financiamiento y crédito oportuno, pagable y, sobre todo, en términos de igualdad.

Asimismo, dijo que reformar el régimen energético del país significa para el campo dos asuntos fundamentales, el primero, que bajen las tarifas de energía eléctrica hoy imparables para los campesinos mexicanos, y dos, que bajen los precios de los fertilizantes.

Ante esas dos iniciativas que el presidente ha puesto sobre la mesa, el funcionario federal convocó a los cenecistas a conformar de manera efectiva ese ejército que necesita para cambiar, transformar y reformar al país.

"Un ejército que venza a la hora, a las injusticias y a los interminables conflictos agrarios. Un ejército donde nos demos la mano y sin temor y frente a México, las organizaciones campesinas y el gobierno de la República", manifestó.