Sube Fitch calificación de Grupo Industrial Saltillo

Fitch subió hoy la calificación de largo plazo en escala nacional de Grupo Industrial Saltillo (GISSA) a 'AA-(mex)' desde 'A+(mex)', y revisó la perspectiva a estable desde positiva.

La evaluadora explicó que el alza en la calificación de GISSA refleja la continua solidez financiera de la empresa, caracterizada por bajos niveles de apalancamiento y amplia liquidez, después de la venta del negocio de blocks y cabezas y posterior pago de la totalidad de la deuda durante 2012.

De igual forma, apuntó, considera el fortalecimiento en el portafolio de negocios de GISSA a través de inversiones para mejorar procesos e incrementar la capacidad, principalmente en el sector de autopartes, así como iniciativas de control y optimización de la estructura de costos.

La calificadora internacional de riesgo crediticio estimó que estas estrategias implementadas por la administración de la compañía le permiten enfrentar la ciclicidad inherente a las industrias en que participa.

Indicó que la perspectiva estable incorpora que GISSA mantendrá la flexibilidad financiera para continuar con la estrategia de crecimiento, manteniendo un perfil financiero sólido.

La calificación de GISSA se sostiene en la diversificación del portafolio de negocios y geográfica, así como sólidas participaciones de mercado en los distintos sectores en los que interviene, fuerte estructura de capital con amplia liquidez, caracterizadas por bajos niveles de deuda, altos saldos de efectivo y líneas de crédito no comprometidas disponibles, anotó.

Por otra parte, la calificación considera la exposición de la compañía a la ciclicidad de las industrias donde participa, fuerte entorno competitivo y presión en márgenes operativos debido a volatilidad en costo de insumos y energía.

La agencia señaló que la estrategia de GISSA contempla el fortalecimiento de su posición de negocios en el sector autopartes, debido a los prospectos favorables que presenta la industria automotriz en Norteamérica.

Mediante iniciativas que incluyen la adquisición de Tisamatic en noviembre de 2011 e incremento de capacidad en las plantas Saltillo, Irapuato, y San Luis Potosí, la compañía ha logrado ampliar su base de clientes y líneas de producto, refirió.

Lo anterior, destacó, le ha permitido compensar en cierta medida la disminución en escala y reducción en la diversificación de su portafolio de productos posterior a la venta del negocio de blocks y cabezas de hierro.

Fitch precisó que la compañía continúa enfrentando un difícil entorno de negocios, caracterizado por alto nivel de competencia, entrada de importaciones de bajo costo en distintos segmentos, nivel de actividad económica y volatilidad en costos.

Debido a ello, los resultados de GISSA durante el último año han presentado presión en ingresos y generación operativa, lo que ha provocado una disminución en sus márgenes operativos, añadió.

De igual manera, debido a mayores requerimientos de capital de trabajo, en conjunto con las inversiones destinadas a incrementar la capacidad de producción en el sector de autopartes y pago de dividendos, la compañía registró flujo de efectivo negativo.

Sin embargo, la calificadora internacional estimó que el perfil de negocios y financiero de GISSA le brinda margen de maniobra para enfrentar dicho entorno.