Cuentan "La vuelta al mundo en 80 días" en lenguaje para sordos

La compañía Seña y Verbo: Teatro de Sordos llevará al escenario del Teatro de la Ciudad "Esperanza Iris" una renovada temporada de "La vuelta al mundo en 80 días", pieza clásica del escritor Julio Verne (1828-1905).

Luego de la representación de la obra y durante una conferencia de prensa en el escenario del Teatro Benito Juárez de esta ciudad, la compañía destacó su beneplácito por llevar a la escena esta ficción en una espléndida versión en lenguaje para sordos, lo que propicia el acercamiento de más públicos al arte.

Bajo la dirección de Alberto Lomnitz, el montaje, que se presentará del 7 al 29 de septiembre, narra las aventuras de dos personajes que se embarcan en una aventura internacional que los lleva a conocer tierras exóticas, ciudades cosmopolitas y a descubrir muchos amigos, pero también enemigos.

En el acto, los actores informaron que se trata de una ingeniosa, especial y sobre todo muy divertida reinterpretación de la adaptación que realizó Haydeé Boetto al inmortal texto de Verne, francés quien escribió "La vuelta al mundo en 80 días" en 1873 y desde entonces se han sucedido muchas versiones.

La puesta en escena ocurre junto a la máquina de contar historias creada por Verne, interpretado por una actriz vocal, quien narra lo que ocurre en el escenario, al tiempo que cuatro actores sordos representan a 50 personajes, paisajes y medios de transporte, combinando señas con mímica narrativa.

Todos los personajes en escena abordan la historia a través de diálogos e imágenes, apoyados con pocos elementos escenográficos y de utilería.

La obra es un precioso reto para recrearla con tan pocas herramientas, por lo que, básicamente, son los cuerpos, las señas y la narradora quienes lo dan todo.

El montaje de "La vuelta al mundo en 80 días" es entretenido tanto para niños como para adultos. El vestuario y la iluminación son espléndidos, por lo que la obra literaria se hace particularmente encantadora. Además, al ser una de las primeras novelas escritas por Verne, tiene toda la fuerza creadora del autor.