Aún sin cumplir objetivos de empleo y salarios de Martin Luther King

Al conmemorarse 50 años de la marcha a Washington encabezada por el líder de los derechos civiles Martin Luther King, las reivindicaciones económicas, laborales y salariales para la población afroestadunidense siguen sin cumplirse.

El 28 de agosto de 1963, en el centenario de la Proclamación de la Emancipación, que prohibió la esclavitud en Estados Unidos, 250 mil personas participaron en la Marcha por Empleos y Libertad en esta capital, organizada por grupos de derechos civiles.

Los líderes de la movilización, como King y Philip Randolph, subrayaron que los derechos civiles no pueden transformar la calidad de vida de las personas si no incluye la justicia económica.

En 2013, el Economic Policy Institute (EPI) publicó una serie de reportes denominados "La Marcha no terminada", que indican que objetivos primarios del movimiento como el acceso a vivienda, educación integrada, empleo y salarios, no se han cumplido.

Destacan que aunque los afroestadunidenses han avanzado en términos de no discriminación laboral, aún viven en áreas concentradas de pobreza donde reciben educación inferior y padecen elevado desempleo.

Según cifras del Censo, el ingreso medio de los afroestadunidenses se ha duplicado desde 1963 y la tasa de desempleo ha bajado 14 por ciento.

Una de las principales reivindicaciones de la marcha hace 50 años fue el alza del salario mínimo federal, entonces equivalente a 9.25 dólares actuales, para llegar a 14.80, más del doble del mínimo federal actual, que es de 7.25 dólares por hora desde 2009.

El procurador general Eric Holder dijo que "su marcha es ahora nuestra marcha y la debemos continuar".

"Nuestro enfoque debe ampliarse a incluir la causa de las mujeres, de los latinos, de los asiático-estadunidenses, de las lesbianas y gays, y de tantos otros que anhelan igualdad, oportunidad y trato justo".

Durante la conmemoración al pie del monumento a Lincoln en donde King pronunció su célebre discurso "Tengo un sueño", Holder dijo el sábado que las palabras del líder ayudaron a cambiar la historia, y su trabajo cimentó muchos de los progresos que le siguieron.

En materia de empleo, en 1941, una agrupación encabezada por Randolph señalaba que la población negra no tenía acceso a puestos a una de las industrias de mayor crecimiento, la de defensa, y hasta la década de 1960 su acceso a un gran número de empleos estaba bloqueado.

Según los reportes del EPI, en 1965 se estableció la Comisión de Equidad en el Empleo y la Oportunidad, que ofreció a los empleados la posibilidad de demandar a sus patrones en caso de ser discriminados.

Sin embargo, el instituto apuntó que a pesar de las sanciones a la discriminación, aun hay formas de prejuicio y preferencia por los trabajadores blancos, y la tasa de desempleo es el doble entre los afroestadunidenes.

Recordó que con la recesión iniciada en 2008, el desempleo entre los afroestadunideneses escaló hasta 15 por ciento, pero podría ser mayor debido a que muchos desempleados dejan de buscar trabajo, y para ser incluidos en las estadísticas deben estar en demanda de empleo.