Pueden ser "actores secundarios" decisivos en presidenciales chilenas

El panorama electoral presidencial chileno tiene además de sus dos principales protagonistas, Michelle Bachelet y Evelyn Matthei, siete "actores secundarios", que sin embargo, pueden jugar un rol determinante en el resultado final.

El sistema electoral chileno establece que un candidato puede ser elegido presidente en la primera vuelta, sólo si logra la mitad más uno de los votos emitidos, por lo que la dispersión del electorado en nueve candidatos pueden obligar a una segunda vuelta.

Teniendo en cuenta la opinión generalizada, derivada de los resultados de las encuestas de intención de voto que dan primera mayoría relativa a Michelle Bachelet, la real disputa sería entonces por el segundo lugar.

Significativamente la candidata de la gobernante Alianza por Chile, Evelyn Matthei, ha reconocido el favoritismo de Bachelet, y ha señalado que su objetivo es "alcanzarla" y que el triunfo de la derecha "es posible".

Pero entre los "actores secundarios", también hay optimismo y sobre la posibilidad de llegar en el segundo lugar de la competencia y acceder a un balotaje (segunda vuelta electoral).

En este sentido quien tiene más antecedentes estadísticos para llegar a la disputa final es Marco Enríquez-Ominami, del Partido Progresista (PRO), que obtuvo un sorprendente 20.14 por ciento de la votación en la primera vuelta en 2009.

Otro que pretende llegar a la segunda vuelta es el economista Marcel Claude, candidato del Partido Humanista y que espera capitalizar a su favor los movimientos medioambientales que han movilizado a cientos de miles de personas en el país.

Tanto Enríquez-Ominami, Marcel Claude, el ecologista verde Alfredo Sfeir y la pobladora Roxana Miranda, del Partido Igualdad, son identificables como parte de la izquierda chilena y por lo mismo representan un sector que puede erosionar la votación de Bachelet.

Por el otro lado del espectro político, está Franco Parisi, un economista populista y de orientación derechista, por el cual votaría un sector de Renovación Nacional, descontenta con la candidata oficial de la Alianza por Chile, Evelyn Matthei.

En un ámbito de derecha regionalista está el abogado y catedrático, Ricardo Israel, al cual se agrega, el abogado Tomás Jocelyn-Holt, ex diputado de la democracia cristiana y que es candidato independiente.

Si la suma de la votación de los "secundarios" se elevara a un 30 por ciento del total, alcanzar el 50 por ciento más uno en primera vuelta sería prácticamente imposible, si se toma en cuenta las votaciones históricas de las dos principales coaliciones.

Sobre todo con el agravante del sistema de inscripción automática y voto voluntario, que se tradujo en una abstención del 60 por ciento en las elecciones municipales del 28 de octubre de 2012, cuando entró en vigencia, lo que dificulta el pronóstico.

En esas elecciones, la opositora Nueva Mayoría (ex Concertación) llegó a 49.34 por ciento de la votación en concejales, considerada la que mejor refleja la adhesión política, en tanto la derechista Alianza por Chile, sumó 32.88 por ciento.