Cierra bolsa de Milán con caída de 2.1 por ciento por crisis política

La bolsa de Valores de Milán cerró hoy con una caída de 2.1 por ciento tras las amenazas del ex primer ministro, Silvio Berlusconi, de hacer caer al gobierno de Enrico Letta si fracasa en obtener un salvoconducto que impida su expulsión del Parlamento.

El principal indicador de la plaza milanesa, el Mib, mantuvo toda la jornada un comportamiento a la baja y al final cerró con un descenso de 2.1 por ciento.

Entre los títulos que más pérdidas registraron estuvo el de Mediaset, la televisora de Berlusconi, que cayó más del 6.0 por ciento.

Por su parte, la prima de riesgo de la deuda o diferencial entre los bonos de Estado italianos (Btp) y los alemanes usados como referencia trepó a los 250 puntos base, luego de que la semana pasada llegó a caer a los 230 puntos, su nivel más bajo desde 2011.

Los analistas atribuyeron la inestabilidad financiera a la crisis política generada tras la condena definitiva por fraude fiscal contra Berlusconi, cuyo Partido del Pueblo de la Libertad (PDL) amenaza con salir de la coalición que sostiene al Ejecutivo de Letta y provocar su caída.

La víspera la diputada Daniela Santanché, considerada una de las principales consejeras de Berlusconi y que se autodenomina como la "pitonisa" del PDL, declaró al diario La Repubblica que su partido "está listo"para hacer caer al gobierno.

Pero este lunes Il Cavaliere emitió un comunicado en el que llamó a los parlamentarios del PDL a no hacer declaraciones a la prensa para evitar "manipulaciones".

Según Berlusconi, los medios reportan una situación de división al interior del PDL, entre los llamados "halcones" (favorables a quitar el apoyo a Letta) y las "palomas" (que están a favor de la supervivencia del Ejecutivo).

Por ello el ex primer ministro pidió a sus correligionarios "a no dar con declaraciones y entrevistas ocasión a esta manipulación contínua que alimenta las polémicas y afecta la cohesión interna (del PDL)".

Berlusconi pide al Partido Democrático (PD) de Letta y al presidente, Giorgio Napolitano un salvoconducto para continuar en política, pues en septiembre próximo está prevista en el Senado una votación para expulsarlo del Parlamento tras su condena definitiva por fraude fiscal.