Afirma senador boliviano que brasileños lo ayudaron a salir del país

El senador boliviano Roger Pinto, quien el sábado llegó a Brasil tras abandonar en forma subrepticia la embajada de ese país en Bolivia, dijo al diario chileno El Mercurio que fue ayudado por diplomáticos brasileños para salir del país.

"Estaba en condiciones muy adveras adentro de la embajada de Brasil en La Paz. Mi salud, mi estado anímico y mental estaban muy deteriorados, luego de 455 días de encierro en un pequeño cuarto", relató Pinto.

El congresista, quien tiene en Bolivia 22 juicios pendientes por cargos como sedición, corrupción, incumplimiento de deberes e irregularidades en el manejo de fondos públicos, dijo que debió adoptar "una decisión de vida o muerte, salir de allí (de la embajada).

"Junto con la representación diplomática decidimos una operación inmediata y en dos vehículos abandonamos la embajada a las 3 de la tarde del viernes 23", relató Pinto.

El periódico señaló que "el ex senador se subió a un auto oficial brasileño escoltado por otro con fusileros navales, iniciaron un incierto y largo viaje de 1600 kilómetros hacia Puerto Suárez, en la frontera con Brasil".

"Tenían totalmente rodeada la embajada, pero aprovechamos un descuido de ellos para abandonar el lugar", dijo Pinto y relató que un oficial brasileño impidió, alegando inmunidad diplomática, que militares bolivianos fuertemente armados revisaran los vehículos.

Indicó que a la frontera brasileña, llegaron el sábado 24 a las 12:30 horas y pudo ingresar a Brasil sin dificultades.

"No tuve problemas para ingresar a Brasil, porque la presidenta Dilma Rousseff me había concedido el asilo político el 8 de junio de 2012 y los trámites ante la Policía Federal y las autoridades fueron expeditos", precisó.

El gobierno de Bolivia descartó el domingo que la huída a Brasil del senador Pinto, acusado de corrupción pública, vaya a afectar las relaciones entre los dos países, que se mantienen "en absoluta cordialidad y respeto".

La ministra de Comunicación, Amanda Dávila, dijo en rueda de prensa en La Paz que "este caso no afecta las relaciones con Brasil, las relaciones de Bolivia y Brasil se mantienen en una situación de absoluta cordialidad y respeto".

No obstante, el mismo domingo la cancillería brasileña anunció que investigará la salida del ex senador Pinto desde la embajada en La Paz y su ingreso a Brasil y que "tomará las medidas administrativas y disciplinarias" que correspondan.