Rechaza partido alemán un recorte a la deuda de Grecia

El secretario general del gubernamental partido Unión Demócra Cristiana (CDU), Hans Gröhe, rechazó hoy un recorte de la deuda de Grecia, pero apoyó la hipótesis de un tercer paquete de rescate para el país heleno.

Gröhe lanzó esta declaración en entrevista con la Asociación de Prensa Extranjera luego de que la semana pasada el ministro de Finanzas, Wolfgang Schäuble, se vio obligado a romper el silencio acerca del tema de Grecia en campaña electoral.

De hecho, este es un tema incomodo para la formación de la canciller federal Angela Merkel, a pesar de que mantiene una ventaja muy amplia de más de 15 puntos sobre sus adversarios, según recientes sondeos.

En este marco, el secretario general aseguró que la decisión de tocar el tema de Grecia en campaña electoral fue discutida dentro del partido y que la posición de Schäuble goza del apoyo de su formación.

"Nunca dejamos espacio al euroescepticismo, siempre fuimos un partido europeísta. La diferencia con respecto a otros países es que "asistimos a una sistemática puesta en discusión de nuestro curso europeísta", dijo.

"El debate acerca de la estabilización de la Eurozona nos aventaja", añadió el secretario general quien precisó que, "las palabras de Schäuble eran necesarias, porque significan un 'no' rotundo a una posible quita de la deuda de Grecia".

Según Gröhe, "el apoyo hacia el Euro en los últimos tiempos aumentó", pero aún así, en Alemania la sensibilidad de la mayoría de las personas se queda siempre a mitad de camino entre quienes dicen que habría que abandonar el euro y quienes se expresan a favor de la mutualización de la deuda pública.

A pesar de que la ventaja de su partido sea evidente, Gröhe previó para las elecciones un "resultado muy apretado" y por lo tanto invitó a los alemanes a ir a votar.

De hecho, aunque la CDU se confirme como primera fuerza, es improbable que pueda formar una mayoría junto a los liberales del Partido Liberal Democrático (FDP), lo que sería una reedición de la formación actual.

Así las cosas, la CDU podría decidir por una gran coalición junto a los socialdemócratas del SPD o una inédita coalición "negro-verde" con la formación de los Verdes.

Según Gröhe hay sin embargo una amenaza que pesa encima de los cristiano-demócratas y es el riesgo de que los partidos de centro-izquierda - SPD y Verdes - se pongan de acuerdo con La Izquierda para terminar la era de Merkel.

Esta nueva posible coalición - que sería un inédito a nivel federal - fue desmentida por las tres formaciones políticas involucradas, sin embargo es un argumento que los conservadores quieren vender en campaña electoral para empujar a sus electores hacia las urnas.

Una de las críticas que se le hicieron hasta ahora a la formación de la canciller es la de haber mantenido una estrategia electoral incapaz de calentar los ánimos entre las mismas filas.

El riesgo para la CDU es, según algunos, que los electores cristiano-demócratas, convencidos de su ventaja, no acudan a las urnas y modifiquen así las proyecciones de los sondeos.

Acerca de las elecciones federales, Gröhe aseguró que, "la política alemana se entiende ya desde la posguerra, como una política de centro, (...) por esto las elecciones se deciden en el centro".

A diferencia de otros países, "no tenemos partidos de derecha que coquetean con el nacionalismo tal y como no tenemos partidos de izquierda afines con el extremismo".