A 60 años de su estreno, "La guerra de los mundos" invadirá el Sitges

Considerado un clásico de la ciencia ficción, elogiado por unos y criticado por otros, el filme estadunidense "La guerra de los mundos" (1953) se convirtió en un referente del subgénero de invasiones extraterrestres a la Tierra, y a 60 años de su estreno, el Sitges Film Festival tiene preparada una exposición conmemorativa.

Además de la proyección del filme dirigido por Byron Haskin y protagonizado por Gene Barry y Ann Robinson, el encuentro cinematográfico también celebrará los 75 años de la transmisión radiofónica de la historia a cargo del actor y director de cine Orson Welles, cuya dramatización fue tan convincente que provocó que el público creyera que se trataba de un hecho real.

El homenaje que el festival rinde a este clásico basado en la novela que el británico Herbert George Wells escribió en 1898, incluye la recreación de un hogar de finales de los años 30, con el objetivo que los visitantes revivan la experiencia de cómo el terror entró y se expandió por las casas de millones de estadunidenses.

La exposición, comisariada por Jordi Ojeda, profesor asociado de la Universidad de Barcelona, tendrá efectos de sala, imágenes y objetos que evocarán la novela y la película que, con sus espectaculares sonidos, contribuyeron sin duda a la verosimilitud de la invasión y a que el público se sintiera protagonista de una historia de cine en su propio hogar.

La novela de Wells estaba ambientada en un escenario victoriano, donde los marcianos iniciaban la invasión en Gran Bretaña, y se planteaba como una crítica al imperialismo británico, pues en esa época los ingleses se encontraban subyugados a una potencia mucho más poderosa e implacable, y el escritor estableció la idea de los marcianos como una raza alienígena beligerante que invadía la Tierra.

Por ser una de las primeras historias que abordaba el tema, diversos cineastas estuvieron interesados en adaptar la novela de Wells al cine, desde Sergei Eisenstein hasta Alfred Hitchcock y Cecil B. DeMille, quienes coquetearon con los derechos, pero el costo de la producción y las dificultades técnicas fueron el principal impedimento para lograrlo.

Algunas fuentes señalan que DeMille había elegido a Alfred Hitchcock para que se hiciera cargo de la película, pero éste se negó, como ya lo había hecho 20 años atrás. Fue entonces que encargó al productor George Pal, pionero en los campos de la animación y la ciencia ficción, las riendas del proyecto.

Pal fue quien contrató como director de "La guerra de los mundos" a Byron Haskin, quien a pesar de no estar vinculado al género, sí había trabajado como experto en efectos especiales durante la primera parte de su carrera.

La filmación no fue fácil, pues a dos días de iniciar el rodaje, Paramount tuvo que detenerlo por problemas con los derechos de la adaptación, ya que el contrato señalaba que eran sólo para una película muda, días después los herederos de H.G. Wells dieron permiso para que la filmación siguiera sin reclamar nada a cambio.

Según datos de aquella época, la película contó con un presupuesto de dos millones de dólares, de los cuales 600 mil fueron para las escenas con actores y un millón 400 mil dólares se gastaron en efectos especiales y relacionados.

A lo largo de seis décadas las críticas a la película han sido diversas, hay quienes opinan que para la tecnología de la época, los años 50, los efectos especiales fueron una revelación, pero también hay quien destaca los errores de continuidad en el desplazamiento de las naves.

Entre los efectos especiales, por el que la cinta obtuvo un Oscar, iban desde las chispas producidas por un soldador para emular los rayos que provenían de las naves, hasta tres guitarras eléctricas reproducidas al revés para recrear el sonido de las naves, o el grito de mujer distorsionado, unido al sonido del roce entre un trozo de hielo y un micrófono para dar voz a los marcianos.

El interés por realizar este filme mucho tuvo que ver con el éxito alcanzado 15 años antes, la transmisión radiofónica a cargo del actor y director de cine Orson Welles (1915-1985), quien en octubre de 1938 fue el encargado de narrar en vivo "La guerra de los mundos", a través de la emisora CBS.

A lo largo de una hora, Wells recreó la llegada de extraterrestres a Nueva Jersey y la destrucción de ciudades en su camino hacia Nueva York. La interpretación del joven Wells y del Teatro Mercury fue tan convincente, que algunos oyentes, que no sabían que era una historia de ficción, creyeron que realmente los extraterrestres estaban invadiendo La Tierra.

Al día siguiente de la emisión, el periódico The New York Times publicó un artículo sobre el poder de persuasión de los medios de comunicación de masas y de la radio en particular.

"Una ola de histeria masiva sacudió a miles de personas que escuchaban anoche la radio entre las 08.15 y las 09.30, cuando una dramatización de la fantasía de H.G. Wells, 'La guerra de los mundos', llevó a miles de ellos a creer que un conflicto interplanetario había comenzado con una invasión marciana que había propagado muerte y destrucción en Nueva Jersey y Nueva York", señala el artículo.

El rotativo también reportó haber recibido 875 llamadas de ciudadanos horrorizados por lo que creían una invasión extraterrestre.

"La guerra de los mundos" se estrenó en cines de Estados Unidos el 26 de agosto de 1953, y a finales de 1977 tuvo un reestreno para celebrar sus 25 años. Ahora, en su 60 aniversario, será el Festival de Sitges en España el encargado de rendir homenaje a este clásico de la ciencia ficción.

El Festival Internacional de Cinema Fantástic de Catalunya (Festival de Sitges), que este año se realizará del 11 al 20 de octubre, es una cita obligada para los amantes del cine y para el público deseoso de entrar en contacto con las nuevas tendencias y tecnologías aplicadas al cine y al mundo audiovisual.