Bajo críticas policía de Miami Beach por uso excesivo de fuerza

La muerte de un joven artista colombiano a manos de la policía de Miami Beach, en el sur de Florida, Estados Unidos, hizo que esa corporación esté en la mira por el persistente uso de violencia excesiva e impunidad, según denuncian grupos civiles.

A principios de mes, Israel Hernández, un grafitero de 18 años de edad y originario de Barranquilla, Colombia, pintaba una pared cuando fue descubierto y perseguido por un agente policial que utilizó una pistola Taser, cuya descarga eléctrica causó la muerte del joven.

Datos oficiales indican que en 2005, 2007 y 2008 las pistolas Taser que emiten una descarga paralizante fueron utilizadas por esa corporación policial de manera dudosa.

En 2007, el oficial José Reyna puso en su reporte que sólo había utilizado una vez la pistola contra un hombre, pero Asuntos Internos examinó el aparato y confirmó que lo había descargado dos veces. Pese a ello el oficial fue exonerado.

En 2005 un oficial utilizó una Taser cuatro veces contra un hombre esquizofrénico esposado en el asiento trasero de una patrulla. El hombre había pateado una ventana del carro.

En 2008 otro oficial descargó su pistola eléctrica cinco veces contra un hombre que estaba tirado en el piso de la galería donde trabajaba. La policía dijo que se estaba resistiendo violentamente, pero un video de seguridad lo muestra acostado sin moverse.

Lida Rodríguez Taseff, miembro de la Junta de Justicia Latina, acusó a la policía de utilizar ese tipo de pistolas "como si fueran juguetes" y dijo creer que esa policía considera ese tipo de arma como no-letal, cuando de hecho es "un arma menos-letal".

El Departamento de Policía de Miami Beach defiende sus políticas en cuanto al uso de las Taser y en el caso del grafitero abrió una investigación y suspendió a Jorge Mercado, el agente de policía que disparó con la pistola eléctrica.

En los casos de 2005, 2007 y 2008 arriba mencionados, no hubo sanción.

John de León, un abogado que fue presidente de la Unión Americana de Derechos Civiles (ACLU), afirmó que en esa corporación de seguridad existe "una cultura laxa" donde se tolera todo tipo de comportamientos.

Un informe del Departamento de Justicia elaborado este año encontró que el Departamento de Policía de Miami, en el mismo condado de Miami Beach, tenía un patrón de uso excesivo de la fuerza.

Una pistola Taser trabaja con un sistema de dardos filoguiados que pueden impactar en un sospechoso hasta 10 metros de distancia y los dardos generan una descarga de 400 voltios durante cinco segundos, que paraliza a la persona.

Amnistía Internacional ha denunciado más de 200 muertes por estas armas, mientras que el comité contra la tortura de Naciones Unidas recomienda que no se usen esos aparatos.