Ultiman militares paraguayos plan para luchar contra grupo armado EPP

Policías y militares de Paraguay ultiman los detalles técnicos y logísticos para activar el plan contra el autodenominado Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP) en el norte de ese país, informaron hoy medios electrónicos.

El portal digital del diario paraguayo ABC Color señaló este domingo que los efectivos de la Fuerza de Tarea Conjunta, integrada por militares y policías, aguardan la autorización del presidente Horacio Cartes para activar el operativo contra el grupo irregular.

Explicó que al mandatario paraguayo corresponde "aprobar la orden de operaciones que se necesita para intervenir en los puntos claves" del norte de Paraguay, donde tiene presencia el EPP.

El general Mario Restituto González, designado por Cartes como comandante único de la Fuerza de Tarea Conjunta, dijo que además de las operaciones tácticas, la misión también incluirá servicios integrales a la población civil de la zona.

"De esta forma, buscan abarcar la lucha contra el grupo criminal autodenominado Ejército del Pueblo Paraguayo también en el plano social y no sólo con las armas", precisó el reporte de ABC Color.

Indicó que la base de operaciones de la Fuerza de Tarea Conjunta está instalada en el destacamento militar-policial de la localidad de Tacuatí, considerada una de las principales guaridas del EPP, donde opera la célula que mató al ganadero Luis Lindstron.

La semana pasada, el gobierno de Cartes decretó una "alerta máxima" en el norteño departamento de San Pedro, luego que un presunto comando del EPP asesinara a cinco personas que custodiaban el establecimiento ganadero Kororó.

Los desconocidos, que vestían uniforme de camuflaje y estaban fuertemente armados, también emboscaron a un grupo de policías que llegó al lugar e hirieron a uno de los agentes.

La víspera, el presidente Cartes expresó durante su visita a la región de Concepción que las Fuerzas Armadas paraguayas "vienen a entregar su vida" para proteger a los ciudadanos y luchar contra los grupos criminales de la zona.

"Ellos (las Fuerzas Armadas) vienen a entregar su vida por los reclamos que tenemos", dijo el mandatario y aseguró que el ministro del Interior, Francisco De Vargas, tampoco descansa para devolver la seguridad en el norte de Paraguay.

El jefe de Estado lamentó las muertes durante los ataques de grupos armados del EPP y justificó la presencia de los militares en el norte paraguayo, debido a la vía libre que el Congreso le dio para tomar dicha medida.