Conjuga muestra del Museo Experimental El Eco visiones escultóricas

El vacío, lo utilitario y lo estético son abordados por los escultores Hersúa, Alejandro Almanza y Diego Pérez, en una muestra colectiva inaugurada anoche en el Museo Experimental El Eco, de esta ciudad.

La exposición, que podrá ser visitada hasta el 26 de octubre, conjuga tres visiones de la escultura en el presente, a través de piezas creadas con objetos comunes, que en algunos casos, pueden ser utilizados por el público.

La directora del espacio museístico universitario, Paola Santoscoy, comentó a Notimex que la obra del escultor mexicano Alejandro Almanza, quien radica en Nueva York, Estados Unidos, bajo el título "Las quince letras" se integra por anaqueles armables, que refieren a la idea del contenedor de algo.

"Los anaqueles como algo que también pueden contener están desplegados y en momentos tienen todavía una función y en otros lo pierden, mientras que los objetos que están puestos como cesta vacía, el mueble vacío, hacen alusión a un contenedor sin contenido", explicó.

El artista mexicano, detalló, también participa en esta exposición con una pieza, hecha con cuerda y resina, la cual es del mismo volumen de la columna negra que forma parte del edificio del museo, "utiliza el volumen del mismo edificio para entonces colocarlo dentro del espacio museístico".

La también curadora señaló que otra pieza que forma parte de la exposición es la escultura "Nuestra casa sería un campamento", de Diego Pérez, la cual se encuentra en el patio del recinto y se integra por una mesa circular de concina.

"Diego propone hacer de esta mesa un lugar de encuentro, como una escultura que se usa y que además tiene una serie de referencias a las esculturas de Mathias Goeritz, que incluye una alusión a las Torres de Satélite, y es una mesa que caben 50 personas sentadas", afirmó.

Destacó que durante el tiempo de exhibición, el público podrá cocinar y comer ahí; lo cual es posible con el apoyo del museo, que pone a disposición del los asistentes carbón.

"Eso nos sirve un poco también para los festejos de los 60 años del espacio museístico, desde que abrió sus puertas el 7 de septiembre de 1953, nos pareció que una manera de celebrar es tratar de tener gente constantemente en el recinto", afirmó.

Santoscoy, detalló en "Ambiente II", de Hersúa, un artista que participó en el proyecto del Espacio Escultórico de Mathias Goeritz (1915-1990), se presenta una serie de trabajos iniciados en los años setenta, en los que se crean situaciones en las que la percepción del espectador y las cuestiones fenomenológicas son lo más importante.

"Entonces los tres proyectos ya en conjunto son tres maneras o tres visiones de la escultura en el presente, y para nosotros reafirman la naturaleza de El Eco como una escultura habitable", apuntó Santoscoy.