Pide Santos a colombianos apoyo a diálogo con las FARC

El presidente colombiano Juan Manuel Santos pidió hoy al país apoyar las negociaciones entre su gobierno y la guerrilla de las FARC, al afirmar que Colombia está frente a la mayor posibilidad de paz en toda su historia.

"Hoy tenemos una oportunidad única para girar el timón y cambiar la realidad de este país. Si hoy estamos en un proceso de paz es porque no queremos que más colombianos tengan que sufrir la guerra", dijo el mandatario.

En la apertura de la Caminata de la Solidaridad este domingo en Bogotá, Santos invitó a los colombianos "a confiar en que podemos parar el desangre que hemos sufrido durante medio siglo", a través del diálogo y la negociación.

La exhortación la hizo el presidente un día después que ordenó a sus voceros regresar a La Habana, Cuba, sede de los diálogos de paz, para que retomen la discusión de la agenda con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Santos había ordenado este viernes el retorno a Bogotá de sus delegados para evaluar la "pausa" que anunció el grupo rebelde el jueves pasado, con el fin de analizar la propuesta oficial de someter a referendo los acuerdos que se logren en el proceso.

Las condiciones han cambiado porque "nosotros las hemos cambiado. Y si hemos llegado hasta este punto, estoy confiado en que podemos seguir caminando hacia la salida de este conflicto", afirmó el jefe de Estado.

Las partes sostienen desde noviembre pasado negociaciones en La Habana para poner fin a cinco décadas de confrontación armada interna, proceso que tiene a Cuba y Noruega como garantes y a Chile y Venezuela como acompañantes.

A quienes se oponen a las conversaciones entre su gobierno y la guerrilla de las FARC, Santos les dijo: "A la paz no hay que temerle, porque el proceso que estamos liderando es serio y responsable".

"Tampoco hay que tenerle miedo porque serán ustedes, los colombianos en general, quienes tendrán la última palabra sobre lo que acordemos en La Habana", sostuvo el mandatario en alusión a su propuesta de someter a un referendo lo que se pacte.