Diálogo, alternativa contra violencia familiar; consideran mexicanos

La violencia familiar es un problema que padecen más de 20 millones de hogares en el país, ante la alarmante cifra, los mexicanos aseguran estar conscientes de la gravedad del problema y manifiestan una opinión "políticamente correcta" al respecto.

Según una encuesta elaborada por Gabinete de Comunicación Estratégica, 80 por ciento de los mexicanos piensa que los problemas dentro del seno familiar pueden solucionarse dialogando y 52 asegura que no recuerda algún caso cercano de violencia en la familia.

Nueve de cada 10 mexicanos saben que las mujeres y los menores son las principales víctimas del maltrato, específicamente 46.4 por ciento dijo que los niños y niñas son las principales víctimas, 43.3 que las mujeres, 6.1 mencionó a los ancianos y sólo 1.9 dijo que los hombres son el blanco de las agresiones.

Además tres de cada 10 consideró que las amenazas y la manipulación son las formas más comunes de violencia. Les sigue 28.8 por ciento que consideró a las agresiones verbales como las más comunes; 28.1 dijo que la violencia física y 2.5 por ciento que las agresiones sexuales.

Alrededor de 22 por ciento de la gente afirmó que el machismo es el origen de este fenómeno y 19.5 por ciento asegura que lo que lo provoca es la repetición de conductas que el agresor vivió en su familia.

Casi 18 por ciento de los encuestados achaca el problema al consumo de drogas, 17.1 al alcoholismo, 7.1 a la codependencia y 6.3 a la demencia.

Sólo el 3.4 por ciento justifica la violencia y cree los golpes, insultos y amenazas son una salida válida para resolver conflictos, a 4.8 le basta con castigos psicológico y 4.3 por los regaños.

Pero más del 80 por ciento dice apostar por el diálogo tanto para resolver problemas como para hacer saber a los otros miembros de la familia que han cometido un error.

En 33 de cada 100 hogares se dice que el padre es el principal agresor; 32 dicen que el esposo; sólo 5.2 señala que la madre, 2.7 que los hermanos y 2.4 señala a la esposa como la principal agresora. Hay un significativo 17 por ciento que señala a otros familiares como principales agresores.

Vale recordar que en su informe sobre el tema en 2012, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos reveló que hay alrededor de 28.6 millones de hogares en donde existe violencia familiar, y que las principales víctimas son niñas, niños, adultos mayores y personas con discapacidad.

La violencia intrafamiliar en nuestro país es considerada un delito y que además de los golpes, se consideran como agresiones las amenazas, insultos, humillaciones, el abandono, no permitir ejercer una profesión o el acceso a la educación.