Es México referente latinoamericano para exportación de jamón ibérico

Con una afinidad cultural con España muy importante, México se ha convertido en un referente latinoamericano para el negocio de la exportación del jamón ibérico, afirmó el director comercial de Jamones Carrasco Guijuelo, Francisco Carrasco.

Entrevistado por Notimex, señaló que México es un referente no solo en el mercado latinoamericano, sino hispanoamericano y ha ido abriendo el mercado del jamón ibérico a otros países.

Tras señalar que Jamones Carrasco Guijuelo llegó a México en diciembre, Francisco Carrasco, quien es junto con su hermano Juan Atanasio uno de los propietarios de la empresa, reveló que en un principio "nuestra expectativa, nuestra idea era diferente a lo que hoy encontramos en el mercado mexicano".

Refirió que "hicimos un viaje a México hace año y medio, con la idea un poco de conocer ese mercado, de hacer una prospección y prácticamente teníamos cerrado nuestro acuerdo de importación".

Sin embargo, expresó que "fue llegar a México, tener reuniones con gente, tener una idea de cómo era el mercado mexicano y dejamos el acuerdo que teníamos a punto de cerrar para buscar una nueva opción que fue montar con socios mexicanos una importadora".

"Nuestro proyecto cambió totalmente y de buscar algo seguro nos volcamos a buscar un proyecto, esa fue la gran diferencia", dijo.

Carrasco resaltó que hay una afinidad cultural importante entre México y España "y un producto como el nuestro es atractivo para los mexicanos, aunque también en México se ha entendido que se trata de un producto que hay que darle valor".

Subrayó que "a mí me gusta que en muchísimos restaurantes mexicanos lo primero que hay nada más entrar es una pata de jamón".

En España la tendencia es que la pata de jamón desaparezca porque se tiene que tener una persona que corte, que sepa servir el producto, entre otras cosas, "pero en México es todo lo contrario, creen que el valor es ese, tener la pata, tener el profesional y lo que gusta es eso, tener el jamón como posicionamiento".

La gastronomía es una parte importante de la cultura mexicana y además, la situación económica de México ayuda al proyecto del jamón ibérico, así como el posicionamiento que tienen ya chefs españoles en el país azteca.

"El chef mexicano se ha curtido de cultura y gastronomía española y que cree ciegamente que el jamón es el producto español por excelencia", remarcó.

Carrasco precisó que su empresa tiene ahora un volumen de ventas de entre 400 y 500 piezas, "que es un volumen importante pero apenas estamos empezando".

Además, dio a conocer que en México montaron un show room dirigido a la persona, al particular, no profesional, de su producto "y es algo que va creciendo, a la gente le atrae realmente".

"Creo que México es uno de los mercados objetivo de exportación", insistió.

Con una producción de cerca de 50 mil piezas anuales entre paletas y jamones la empresa de Carrasco, con un marcado cariz familiar, factura unos ocho millones de euros (10.7 millones de dólares).