Destaca Sedesol importancia de reformas

Las reformas educativa, financiera, energética y próximamente la fiscal permitirán transformar la condición económica, generar bases de un mayor crecimiento y en consecuencia más empleos, afirmó la secretaria de Desarrollo Social, Rosario Rebles.

Al participar en el seminario Alineación Estratégica y Gobernanza Eficaz, expuso que la estrategia social del presidente Enrique Peña Nieto establece una diferenciación con las políticas sociales anteriores, particularmente de los últimos 12 años, como una de nueva generación.

Al hablar sobre la última medición de pobreza del Consejo Nacional de Evaluación de la Política Social (Coneval), indicó que los resultados de 2012 son un reto gigantesco para el Estado mexicano porque se habla de exclusión social, de la incapacidad de generar un crecimiento y un bienestar que permita sortear esta situación histórica.

Por eso es que el presidente Peña Nieto planteó la puesta en marcha de una política social de nueva generación que rebase el enfoque asistencialista, que planteé una participación social y comunitaria, y permita entender que no hay mejor manera de combatir la pobreza que generando crecimiento, empleo y mejor distribución del ingreso, agregó.

Robles Berlanga hizo notar que la nueva política social tiene que estar basada en el enfoque de derechos de la ciudadanía y en dotar a toda la población y, en particular, a la que está en condición de pobreza y, sobre todo, la que está en pobreza extrema de apoyos.

Manifestó que se habrán de construir durante este periodo los programas Nacional de Desarrollo Social y el Sectorial de Desarrollo Social, así como otros específicos como el de la juventud, el de mujeres, y los que tienen que ver con la discapacidad y los pueblos indígenas.

Subrayó que en el pasado predominaban los programas asistencialistas que generan dependencia con respecto a los subsidios públicos. "Los programas de transferencias monetarias importantes ya en este momento generan incentivos perversos", externó.

La funcionaria federal agregó que la dependencia a su cargo se ha planteado el gran reto de demostrar que es falso ese mito de que los pobres de este país tienen que depender de los subsidios.

También, expresó, "nos hemos planteado el reto de establecer una política social que proponga la inclusión productiva y que diga 'sí hay posibilidades de generar opciones productivas y de ingresos para que la gente salga de la pobreza por su propio pie'".

Consideró que se tiene que vincular a toda la población que hoy está excluida a un sistema de seguridad social universal que les permita gozar de pensión para adultos mayores, a servicios de salud de calidad, a un seguro de desempleo, "que es el esquema que presentará el presidente Enrique Peña Nieto".

"Tenemos, de acuerdo con el Coneval, más de 270 programas sociales que estaban desvinculados y más de dos mil 500 programas estatales y municipales que se duplicaban y que no tenían un vínculo con el gobierno federal", dijo.

De ahí que se esté planteando como un elemento central de toda esta estrategia la coordinación interinstitucional entre las diversas secretarías del gobierno federal para actuar con base en indicadores, concluyó.