Avalan diputados reforma para prevenir violencia contra menores

La Cámara de Diputados aprobó reformar la Ley para la Protección de los derechos de niñas, niños y adolescentes, con el fin de promover la convivencia libre de agresiones y evitar sobre todo la violencia que se da través de medios electrónicos.

El documento, avalado por unanimidad con 440 votos a favor, establece que con el avance tecnológico, los fenómenos conocidos como "ciberbullying" y "sexting" (formas de acoso que se presentan a través de Internet, telefonía móvil, mensajería instantánea, entre otros medios), aumentan en frecuencia e intensidad.

El dictamen presentado por las Comisiones Unidas de Educación Pública y Servicios Educativos, y de Derechos de la Niñez, reforma el Artículo 32, inciso d), de la Ley para la Protección de los derechos de niñas, niños y adolescentes; ahora fue turnado al Senado de la República para su ratificación.

El objetivo de ese cambio es garantizar el bienestar y un desarrollo pleno e integral de ese sector de la población, además de impulsar la oportunidad de formarse física, mental y emocionalmente.

También indica que se debe promover la enseñanza y respeto de los derechos humanos, en especial la no discriminación y la convivencia sin violencia, incluyendo aquella que se manifiesta y promueve a través de los medios como Internet, teléfonos celulares, tabletas, y otros medios electrónicos o cibernéticos.

Advierte que primero fue el "ciberbullying" (acoso escolar a través de Internet), luego la transmisión de peleas por esa red y ahora uno de los mayores riesgos para un adolescente es ser víctima del "sexting" (envío de contenidos de tipo sexual, principalmente fotografías y/o vídeos).

Esa conducta ha proliferado entre los adolescentes y jóvenes, quienes han encontrado en el intercambio de mensajes de texto una manera más fácil de comunicación o de establecer relaciones sociales.

El dictamen indica que los efectos negativos no son exclusivos del individuo y de su familia, sino que suelen extenderse hasta otros ambientes y contextos aun sin ser parte del fenómeno.

De igual forma advierte que estas consecuencias en el ámbito escolar suelen producir más índices de trastornos afectivos y de conducta en los estudiantes y su entorno.