Revisa Obama respuestas a presunto uso de armas químicas en Siria

Estados Unidos y Reino Unido expresaron hoy su profunda preocupación por un presunto ataque con armas químicas en Siria, al continuar sus consultas en busca de un consenso internacional para responder a esta situación.

El presidente estadunidense Barack Obama recibió este sábado un informe de su equipo de seguridad nacional sobre el incidente, que habría ocurrido el pasado miércoles en las inmediaciones de Damasco, con un saldo de más de 300 muertos, de acuerdo con reportes de prensa.

La Casa Blanca señaló en un comunicado que Obama "recibió una detallada revisión de las potenciales opciones que ha pedido se preparen para que Estados Unidos y la comunidad internacional respondan al uso de armas químicas" en Siria.

La reunión se produjo en momentos en que algunas voces en el Congreso han elevado su demanda para una intervención militar de Estados Unidos en Siria, opción que Obama parece continuar resistiendo.

Influyentes legisladores, como el senador republicano John McCain, renovaron su llamado a una pronta respuesta militar contra el gobierno de Siria, al que se le atribuye el presunto uso de armas químicas contra la población civil.

McCain declaró antes a la cadena de televisión CNN que Estados Unidos podría actuar sin poner "una sola bota" en el terreno, al sugerir el uso de misiles contra blancos determinados.

Por separado, la Casa Blanca dio a conocer que Obama sostuvo una conversación telefónica con el primer ministro de Reino Unido, David Cameron, para discutir esos eventos.

"El presidente (Obama) y el primer ministro Cameron hablaron de los retos compartidos de seguridad que Estados Unidos y el Reino Unido enfrentan, incluyendo la continua violencia en Siria", indicó en un comunicado.

Según el texto, ambos líderes "expresaron su grave preocupación" ante las denuncias sobre el uso de armas químicas contra civiles por parte del régimen del presidente sirio Bashar al-Assad.

"El presidente y el primer ministro continuarán las consultas cercanas relacionadas con este incidente, así como las posibles respuestas de la comunidad internacional", apuntó la Casa Blanca.