Sugiere magistrado mayor difusión de leyes por internet

El magistrado de la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), Pedro Esteban Penagos López, propuso utilizar internet para difundir contenido del marco legal vigente.

Al dictar la conferencia magistral "La Seguridad Jurídica en la Consolidación del Estado Democrático de Derecho", consideró necesario que el marco jurídico se divulgue con certeza, para lograr su estabilidad y no se produzca incertidumbre social.

Lo anterior, afirmó, constituye una negación de la seguridad jurídica y del acceso pleno a la justicia, pues coloca a la autoridad en una posición cómoda al no asumir la divulgación eficaz del orden jurídico.

En ese sentido, señaló que la divulgación de la ley debe ir más allá de su publicación en el Diario Oficial de la Federación, por lo recomendó que hacer uso de la tecnología para lograr su efectiva difusión a través de Internet, en donde los textos deben ser publicados de manera oficial y certificada.

En un comunicado, especificó que en esos textos se debe incluir la fecha de expedición de la norma así como de sus reformas, para que los ciudadanos tengan conocimiento del texto vigente, sepan cuál es el órgano que las emite y quién las aplica en última instancia.

Penagos López expresó que la ley, en sí misma, no es garantía de seguridad jurídica, por lo que en la actualidad se la interpretación del juez es indispensable para complementar las disposiciones normativas, sobre todo cuando se trata de casos que involucran los derechos fundamentales de las personas.

"Es necesario que el juez pondere las normas aplicables al caso concreto, considerando la complejidad social sobre la que decide, los principios y valores jurídicos, los sistemas de interpretación; apoyándose en los principios éticos que deben regir su función", consideró.

Durante su exposición en la Sala Regional Guadalajara del TEPJF, señaló que es el juez quien le da vida o calor humano a la interpretación de la ley y, por ello, debe garantizar con su actuación que la seguridad jurídica sea objetiva, real y cierta, prudente y ponderada, sujetándose a los sistemas de interpretación permitidos.