Encienden llama del maratón en Estadio Olímpico Universitario

La histórica flama proveniente de Grecia, que simboliza la paz y el espíritu deportivo mundial, encendió el pebetero del Estadio Olímpico Universitario en la víspera del XXXI Maratón Internacional de la Ciudad de México.

Como hace casi medio siglo, la encargada de encenderlo fue la deportista Enriqueta Basilio, atleta participante en los Juegos Olímpicos de 1968 y primera mujer en la historia en prender el fuego olímpico.

La ceremonia de hoy fue encabezada por el rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), José Narro Robles.

Durante el recorrido de 21 kilómetros que dio inicio en el Centro Histórico de la ciudad, 10 relevos universitarios portaron la "Flama de Maratón".

Ellos son Fiona Daniela Irish Rojas, estudiante de actuaría en la Facultad de Ciencias, seleccionada nacional de gimnasia; el boxeador Josué Palos Villatoro, del CCH Sur, presente en la Olimpiada Nacional, y la nadadora Rosa Esther Silva Burgos, de la Facultad de Derecho y asistente a la Paralimpiada Nacional.

De igual modo, los alumnos de la Facultad de Química, Ian Castañeda Jiménez, judoca participante en la Olimpiada Nacional, e Itzel Orta Méndez y Sánchez, tiradora con arco en la Universiada.

También los participantes de atletismo en la Universiada, Brenda Eunice Flores Muñoz, alumna de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Iztacala y José Rafael Bañales Chimal, de la FES Cuautitlán.

A ellos se sumaron en el interior del estadio, Valeria Aguilar González, de la carrera de odontología en la FES Zaragoza, participante de atletismo en la Olimpiada Nacional; Gustavo Sánchez Martínez, de la Prepa 5, nadador en los Juegos Paralímpicos, quien recibió la "Flama del Maratón" de manos del rector José Narro Robles.

Además la maratonista Adriana Fernández, embajadora de la justa de la Ciudad de México, y Angélica Larios Delgado, deportista olímpica (esgrima) en Beijing 2008 y profesora de la Facultad de Psicología.

En un comunicado, la UNAM señaló que La Flama se estableció en 2007 e inmediatamente fue adoptada como un símbolo de la Asociación Internacional de Maratones (AIMS) y del movimiento mundial de esa carrera.

Previo al encendido del pebetero se realizó la "Carrera de la Familia rumbo al Maratón de la Ciudad de México", circuito de tres kilómetros por el llamado "casco viejo" de Ciudad Universitaria, con salida y meta en el Estadio.

En el encuentro recreativo, abierto al público en general, asistieron corredores de todas las edades desde pequeños que apenas comienzan a caminar hasta personas de la tercera edad.

De manera ordenada las familias ingresaron al recinto deportivo a las 8;00 de la mañana por la antigua puerta de maratón. 15 minutos después con los ánimos en alto, entre gritos y aplausos, comenzó la carrera de los aproximadamente mil 200 participantes. Alrededor de 15 minutos después, llegaron a la meta los primeros participantes.