Mantienen manifestantes bloqueos en Colombia

El paro agrario nacional que afecta esta semana a Colombia, por el bloqueo a carreteras en varios departamentos, deja hasta ahora más de 300 heridos y detenidos en choques entre policías y manifestantes.

Pese a que el presidente Juan Manuel Santos expresó el viernes pasado su disposición al diálogo, cientos de campesinos mantenían este sábado bloqueadas las carreteras en zonas consideradas estratégicas para el paso de carga y pasajeros.

La situación más compleja se presenta en el departamento de Boyacá, donde manifestantes atacaron la noche del viernes el peaje de la localidad de Sáchica y causaron destrozos a tiendas y edificios públicos en las ciudades de Paipa y Sogamoso.

Los líderes del paro agrario rechazaron en un comunicado los actos de violencia, que según el gobierno son promovidos por agitadores y grupos armados ajenos a las protestas que comenzaron el lunes pasado.

"Quiero enviar un mensaje a los campesinos que en forma legítima, y así lo hemos dicho desde el comienzo, tienen reclamos válidos. Con ellos tenemos toda la disposición del diálogo, de encontrar soluciones a los problemas", dijo Santos.

Sin embargo, el jefe de Estado colombiano les pidió que "no se dejen infiltrar, no se dejen manipular por quienes no tienen como interés primordial el interés de los campesinos".

Reiteró que se mantiene la orden a la fuerza pública de impedir el bloqueo de carreteras, al indicar que es deber constitucional del Estado garantizar el orden público y velar por la tranquilidad de todos los colombianos.

El cierre de vías ha derivado en enfrentamientos entre manifestantes y fuerzas antimotines en los departamentos de Boyacá, Cundinamarca, Valle y Nariño, los cuales han dejado más de 300 detenidos y heridos, 117 de ellos policías.

Al menos siete sectores agrarios, con apoyo de los camioneros, iniciaron el lunes pasado un paro por tiempo indefinido, para exigir solución a la crisis que los afecta por el alto costo de los insumos y la caída en cosechas y precios.

Se espera que este fin de semana, voceros del gobierno se reúnan con líderes de la protesta, para buscar un acuerdo que ponga fin a las protestas, las cuales en su sexto día, ya generan desabastecimiento de víveres en varias ciudades del país.