Denuncian medios oficiales sirios que rebeldes poseen armas químicas

Algunos soldados sirios reportaron episodios de asfixia al entrar en escondites ubicados en Jobar, suburbio de Damasco controlado por rebeldes, donde se encontraban supuestas armas químicas, informaron medios estatales.

Los medios indicaron que el armamento se encontraba en un lugar ocupado por los rebeldes y que los militares habrían inhalado gases tóxicos.

El incidente ocurrió cuando los soldados asaltaron escondites rebeldes que contienen sustancias química, según el informe, añadiendo que los soldados afectados fueron enviados a hospitales.

"Héroes del Ejército están entrando en los túneles de los terroristas y han visto agentes químicos", informó la televisión estatal, citando una "fuente de prensa".

Esta nueva denuncia se produce a sólo unos días de que la oposición acusó a las fuerzas gubernamentales de un matanza sin precedentes con armas químicas en un suburbio de Damasco.

Naciones Unidas trata de investigar en el terreno la masacre en la que habrían fallecido hasta mil 300 personas, mientras Estados Unidos estaría preparando una intervención militar en caso de comprobarse el ataque.

Sin embargo, desde que inicio el conflicto en marzo de 2011, el gobierno y la oposición se han acusado repetidamente de la utilización de gases químicos sin que exista una comprobación definitiva.

El jueves pasado, los rebeldes acusaron a las tropas del gobierno del presidente Bashar al-Assad de utilizar agente sarín contra el campo rebelde, al este de Ghouta cerca de Damasco.

Pero el gobierno negó la acusación, diciendo que el incidente sólo es una excusa que buscan los rebeldes para facilitar una intervención extranjera.

La alta representante para Asuntos de Desarme de la ONU, Angela Kane, ha llegado este sábado a Siria para investigar el supuesto ataque con armas químicas que se produjo esta semana cerca de Damasco.

La enviada se reunirá con las autoridades sirias con el fin de conseguir que permitan a los inspectores de la ONU, que ya se encontraban en la capital siria, acceder al lugar donde presuntamente tuvo lugar el ataque.

El ministro de Relaciones Exteriores de Francia, Laurent Fabius, afirmó este sábado que "toda la información a nuestra disposición convergen para indicar que hubo una masacre química cerca de Damasco, y que el régimen de al-Assad es el responsable".

A pesar del llamado de la comunidad internacional a Damasco, no hay ninguna señal hasta ahora de que las autoridades sirias le permitirá a un equipo de inspección de la ONU investigar las denuncias de la oposición.