Descartan FARC renunciar a la toma del poder en Colombia

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), que negocian con el gobierno del presidente Juan Manuel Santos una salida a 50 años de guerra interna, descartaron hoy renunciar a la toma del poder.

Desde La Habana, el delegado del grupo insurgente en las conversaciones, Rodrigo Granda, dijo a la radio La FM que "simplemente cambiamos la cuestión de silenciar los fusiles por hacer política hasta donde el régimen nos lo permita".

"Nosotros no vamos a renunciar a la toma del poder", advirtió el vocero de las FARC, tras aclarar que esa organización insurgente "siempre ha buscado el poder político (por décadas) para hacer los cambios que el país requiere, que son urgentes".

Según Granda, las FARC siempre han participado en política, "pero por lo restringida de la democracia en el país, han pasado a ser obligatoriamente la oposición política armada al régimen".

En su opinión, las vías democráticas "se le cerraron abruptamente" a esa guerrilla con "la persecución y asesinato" de miembros del izquierdista Partido Unión Patriótica (UP), movimiento "surgido del pensamiento de las FARC" en los años 80.

Granda dejó abiertas las puertas a la participación en política de esa guerrilla, a instancias de los diálogos de paz que se desarrollan desde noviembre pasado en La Habana, Cuba, "si se cambian las condiciones actuales".

"Quisiéramos poder silenciar los fusiles y poder participar en la vida política con una nueva forma y nuevo ambiente político, que permita en igualdad con otros partidos expresar nuestra opinión en la plaza pública", concluyó el líder insurgente.