Amplían arraigo a presuntos homicidas de jefe policiaco de Jalisco

La Fiscalía General del Estado amplió 30 días la medida acutelar de arraigo contra tres sujetos presuntos responsables del homicidio de J. Jesús Quirarte Ruvalcaba, ex funcionario de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE).

La dependencia indicó que la ampliación de la medida cautelar, otorgada por un juez a solicitud del Ministerio Público, es con el propósito de continuar las investigaciones, pues se presume que los detenidos están involucrados en otros delitos.

Los presuntos responsables del homicidio de Quirarte Ruvalcaba, ex jefe del área de Robo de Vehículos de la PGJE, son Leopoldo Filomeno González Torres, 36 años; Sergio Robles Salazar, 33 años; y Alfonso Said Limón Reyes, 19 años.

De igual forma, amplió el periodo de arraigo a 12 elementos de la Policía de Zapopan, acusados de tener nexos con los detenidos y que fueron presentados ante el Ministerio Público en julio pasado por la Dirección de Seguridad Pública Municipal.

La Fiscalía General del Estado recordó que el atentado en el que perdió la vida Quirarte Ruvalcaba ocurrió el 24 de febrero de 2011, en el cual también falleció su esposa María Guadalupe Aldrete Rosales.

Refirió que la captura de los presuntos responsables se logró luego de que agentes detuvieron a César Octavio García Reynoso, de 23 años, el 22 de julio pasado, cuando circulaba en una camioneta Rouge 2008 con reporte de robo, en la colonia Villas de Guadalupe de Zapopan.

Este sujeto, a quien se le aseguró una pistola calibre .9 milímetros, que según los peritajes había utilizada en otros hechos delictivos, aportó datos para la localización de los presuntos asesinos de Quirarte Ruvalcaba y su cónyuge.

Luego de ser detenidos, González Torres, uno de los presuntos asesinos, señaló que policías de Zapopan colaboraban con ellos, por lo que la Fiscalía General solicitó la colaboración de la Dirección de Seguridad Pública de ese municipio para su presentación.

Inicialmente la dependencia municipal presentó a ocho elementos activos y cuatro días después a otros cuatro agentes señalados por los presuntos inculpados, por lo que fueron arraigados el 25 de julio.

Los presuntos responsables de la muerte del ex funcionario de la PGJE declararon que antes de cometer algún delito, avisaban a los policías municipales para que se alejaran del lugar donde perpetrarían dicho ilícito a cambio dinero en efectivo.