Muestran óleos virreinales con representación de trinidad antropomorfa

Ejemplos de la representación de la Santísima Trinidad a través de tres personas iguales, conocida como trinidad antropomorfa, pueden ser apreciadas a partir de hoy y hasta el 20 de octubre en el Museo de Arte Religioso Ex Convento de Santa Mónica, en Puebla.

Se trata de la exposición "Lo confuso de la iconografía trinitaria: la Trinidad antropomorfa", curada por la investigadora Consuelo Maquívar y que se conforma de cinco cuadros que datan del siglo XVIII, dos de ellos inéditos: "El demonio increpa a la Trinidad antropomorfa" y "Trinidad antropomorfa".

El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) informó que la imagen de la trinidad antropomorfa, a diferencia de la iconografía tradicional, representa al Espíritu Santo con figura humana y de esta forma fue ampliamente difundida en la Nueva España durante el siglo XVIII.

Son tres los personajes que aparecen en los cuadros, todos con rostros juveniles y ataviados con túnica y manto; para distinguirlas es necesario guiarse por los símbolos que cada uno lleva en su pecho, el Padre, un sol, símbolo de divinidad y de vida; el Hijo, un cordero, animal utilizado en los sacrificios, y el Espíritu Santo lleva una paloma.

De los cinco óleos exhibidos, tres corresponden a iconografía trinitaria antropomorfa y son de autores desconocidos, los otros dos representa a la trinidad convencional. Destaca un cuadro del reconocido pintor barroco Miguel Jerónimo Zendejas, que lleva por título "Muerte de San Agustín".

Maquívar, curadora e investigadora emérita del INAH, indicó que se creía que la representación de la trinidad antropomorfa estuvo prohibida, no obstante, tiene su fundamento en el pasaje del Génesis del Antiguo Testamento de la Biblia, en el cual narra que Abraham recibió en su casa a tres jóvenes iguales.

En tanto, los cristianos de los primeros siglos encontraron en las sagradas escrituras la justificación para figurar a la Santísima Trinidad, a partir del Evangelio que narra el bautismo de Cristo, donde se oyó la voz de Dios Padre y una paloma se posó sobre la cabeza de el Salvador, refirió.

Fue a partir del Concilio de Trento (1545-1563) cuando surgieron los tratados de iconografía que señalaron cómo debían ser las pinturas, grabados y esculturas de estas imágenes sagradas, expuso.

Por su parte, Israel Gutiérrez Barrios, museógrafo del recinto poblano, mencionó que el título de la muestra alude a los cambios en la iconografía de la representación de la Santísima Trinidad.

El INAH explicó que la muestra forma parte del programa "Piezas en Diálogo", proyecto que busca generar un vínculo entre distintas obras de arte, a través de la investigación especializada de académicos e investigadores.