Celebrará gobierno argentino década de gestión kirchnerista

El gobierno de Argentina anunció hoy que el 25 de mayo próximo realizará una fiesta nacional para celebrar la "década ganada" bajo las gestiones del fallecido mandatario Néstor Kirchner y su sucesora y esposa Cristina Fernández.

El ministro de Planificación, Julio De Vido, dijo que el acto central se realizará en la Plaza de Mayo, en el centro de Buenos Aires, en donde habrá un recital con la participación de figuras de la música latinoamericana, como el cantautor cubano Silvio Rodríguez.

La fiesta popular recordará el día en el que Kirchner comenzó a gobernar un país que estaba devastado económica, política, social y culturalmente, y cuyo futuro inmediato estaba marcado por la incertidumbre.

El inicio de su gobierno fue accidentado, ya que Kirchner no ganó las elecciones del 27 de abril de 2003, sino que quedó en segundo lugar con el 22 por ciento de los votos frente al 24 por ciento obtenido por el ex presidente Carlos Menem.

Con estos niveles de sufragios, ambos candidatos fueron obligados a enfrentarse en una segunda vuelta que fue programada para el 18 de mayo, pero Menem abandonó la carrera para evadir la derrota estrepitosa que le anticipaban las encuestas.

De esta manera, Kirchner se convirtió en el presidente con el menor número de votos en la historia de este país, pero de inmediato comenzó a legitimar su gobierno con diversas medidas orientadas a recuperar la economía y defender los derechos humanos.

La renovación de la Corte Suprema, la recuperación económica, el apoyo a los organismos de derechos humanos, los juicios a los represores de la última dictadura y la renegociación de la deuda externa fueron algunos de sus principales logros.

En 2007, Kirchner le pasó la estafeta a su mujer, quien continuó el proyecto político construido por ambos y cuatro años más tarde hizo historia al ser reelecta con el 54 por ciento de los votos, en medio del duelo por la repentina muerte de su esposo.

Con su segundo triunfo electoral, que le dio un mandato hasta el 2015, la presidenta Fernández garantizó 12 años de poder al llamado "kirchnerismo", lo que convirtió a ese movimiento político en el más exitoso de la historia reciente argentina.