Exige izquierda colombiana garantías para participación política

El opositor partido de izquierda colombiano Polo Democrático Alternativo (PDA) exigió hoy que se implementen "garantías elementales para el ejercicio de la democracia" en este país sudamericano.

La presidenta del PDA, Clara López, hizo este planteamiento en un foro sobre participación política que efectúan en esta capital Naciones Unidas y la Universidad Nacional de Colombia por petición de la mesa de negociación de paz instalada en La Habana (Cuba).

"Un partido como el Polo Democrático Alternativo, que está en la oposición, solo exige decisiones elementales para el ejercicio de la democracia, como por ejemplo participación en el poder electoral y acceso equitativo a espacios radiales y televisivos", dijo.

Advirtió que, "mientras eso no ocurra, seguiremos sosteniendo que esta es una democracia recortada, mezquina, que no conduce al afianzamiento de la convivencia pacífica entre los colombianos y las colombianas".

López hizo un breve diagnóstico de los escasos espacios que tiene la oposición política en Colombia y la concentración excesiva del poder por el bipartidismo tradicional, con los partidos Liberal y Conservador.

"El estatuto de oposición ordenado por la Constitución de 1991 no ha sido expedido en 22 años de intentos fallidos", precisó la dirigente y candidata presidencial del PDA.

A su juicio, el "sistema electoral es arcaico y no ha sido posible implementar el voto electrónico o, por lo menos, la identificación biométrica para disminuir el fraude electoral".

López reiteró que en Colombia "se roban las elecciones, así de claro y de sencillo, esa es la verdad".

Al foro sobre participación política asisten más de mil 200 delegados de partidos políticos, organizaciones sociales y humanitarias, las que harán sus propuestas para que sean presentadas a la mesa de negociaciones del gobierno con las FARC.

Los negociadores del Ejecutivo y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) preparan en Cuba la discusión del segundo tema de la agenda de los diálogos de paz, donde se abordará la participación en la vida política del grupo insurgente tras el fin del conflicto.