Califica Uribe de "trampa" referendo de paz propuesto por Santos

El ex mandatario colombiano Alvaro Uribe calificó hoy como "trampa a la democracia" la pretensión del gobierno de someter a referendo un eventual acuerdo de paz con las FARC el mismo día de las elecciones legislativas de 2014.

El principal líder de la oposición advirtió que el presidente Juan Manuel Santos busca que la consulta popular coincida con los comicios legislativos de marzo próximo para "estigmatizar" a sus opositores como "enemigos de la paz".

Uribe, quien se inclina por una salida militar al conflicto armado interno, se ha convertido en el mayor crítico del diálogo de paz que el gobierno de Santos inició con las rebeldes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), en noviembre pasado.

El ex presidente (2002-2010) aseguró que el gobierno pretende estigmatizar a la oposición, ya que en un eventual referendo se le diría a la gente "mire, estos son los candidatos de la paz y éstos otros son los amigos de la guerra".

Santos anunció este jueves que presentará un proyecto de ley estatutaria para que los colombianos puedan refrendar un eventual acuerdo de paz con las FARC el mismo día de las elecciones al Congreso en marzo o a la Presidencia en mayo próximo.

El grupo guerrillero anunció este viernes desde Cuba, que sirve de sede de las negociaciones de paz, una "pausa" para analizar la propuesta del presidente Santos.

La organización rebelde ha insistido desde el inicio de los diálogos de paz en la necesidad de acudir a una Asamblea Constituyente, para avanzar en los cambios que requiere el país sudamericano.

Uribe aseguró que la coincidencia en la fecha del referendo con la del proceso electoral afectaría la voluntad del pueblo porque "me imagino los terroristas (como llama a las FARC) presionando a la gente para que vayan a las urnas a votar".

"Este referendo coarta el espíritu de la Constitución, allí se exigen unas condiciones para estos mecanismo de participación, y esto se debe cumplir", dijo el ex mandatario, tras anunciar una campaña en contra de la consulta popular.