Ingresa Venezuela al mercado de música digital a través de "Ichamo"

Venezuela se sumó al proceso de transformación y actualización de la industria discográfica con la aparición de "Ichamo", una empresa local que distribuye música digital a través de un portal de internet.

La firma, que opera bajo la modalidad de descarga directa en la red, "ya ha comenzado a ser reconocida por los amantes de la música", según declaró a Notimex el gerente de Mercadeo de la empresa, Luis Mori.

"Esta empresa comercializadora de música en formato digital bajo la modalidad de descarga directa, garantiza tanto al cliente final como al dueño del repertorio, cumplir con los más altos estándares de calidad y seguridad", precisó.

Mori destacó que esta es la primera empresa nacional de servicio de música digital que funciona de manera legal en Venezuela y "nuestros ingresos superan los 30 mil dólares mensuales".

"El portal actualmente cuenta con un catálogo de 65 artistas y 145 álbumes, para un total de dos mil 115 mp3 disponibles, oferta que aumenta con la incorporación de nuevos talentos y de artistas consagrados", detalló.

Aseguró que cualquier persona que posea los derechos de algún contenido musical, así como aquellos artistas que tengan una producción, sin importar la cantidad de temas, tiene cabida en este portal, "aun cuando no hayan editado un disco en formato físico".

Mori explicó que los usuarios deben registrarse y cancelar los temas a descargar con su tarjeta de crédito de cualquier entidad bancaria o en su defecto con tarjeta de débito de un específico banco venezolano.

"La canción estará disponible para la descarga del usuario por una sola vez, con la mayor fidelidad y seguridad en sus dispositivos. Dentro del costo está contemplada la cancelación de regalías, derechos de autor y alguna otra obligación contraída", aclaró.

Mori resaltó que la industria musical digital en Venezuela, aunque incipiente, está controlada en su mayoría por grandes firmas internacionales, marcando las pautas no sólo a los consumidores sino a los propios artistas.

"Lamentablemente, la piratería constituye una fórmula que buena parte de los consumidores han optado como forma de acceso a la cultura de una forma libre, aun cuando ello constituye una rémora para el reconocimiento de la autoría a los propios creadores", dijo.

El empresario argumentó que la piratería ha permeado a tal punto el sistema económico venezolano, que existen establecimientos de ventas de películas y música "pirata" dentro de los propios centros comerciales, cuyos comerciantes facturan incluso las compras.

"Sin embargo, la piratería en la web va en picada, ya que las entidades de gestión que protegen los derechos de autor, junto a las disqueras, editoriales y entes gubernamentales, están velando cada vez más por los derechos de los músicos y compositores", destacó.

Sostuvo que por esta razón los sellos musicales que distribuyen música a través de medios digitales se han reivindicado como plataformas muy eficientes de promoción para artistas cuyas propuestas no encajan con las discográficas convencionales.

Según la Federación Internacional de la Industria Fonográfica (IFPI), el valor comercial de la música digital asciende a 4.6 mil millones de dólares en el mundo y se ha incrementado en mil por ciento del año 2004 hasta el presente.

"Asimismo, existen más de 13 millones de canciones con licencia para ser utilizadas por empresas de servicios de música digital y más de 400 servicios de música de manera legal en el mundo, todo lo cual configura un buen futuro para esta industria", concluyó Mori.