Fomentan programas de alimentación escolar el aprendizaje: FAO

Los programas de alimentación escolar para la protección social fomentan la permanencia en la escuela y un mayor aprendizaje, según un estudio de la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) realizado en ocho países latinoamericanos.

Titulado "Panorama de la Alimentación Escolar y las Posibilidades de Compra Directa de la Agricultura Familiar - Estudio de Caso en Ocho Países", el anàlisis se realizó en Bolivia, Colombia, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Paraguay y Perú.

En un comunicado, la FAO afirmó que los resultados muestran la importancia de los programas de alimentación escolar para la protección social, la seguridad alimentaria y la nutrición de los niños.

En particular asegurò que estos programas fomentan la permanencia en la escuela y un mayor aprendizaje. Además, todos los países estudiados han demostrado interés en obtener sus insumos de la agricultura familiar, fomentando el desarrollo local.

"Es una solución triplemente ganadora: asegura la calidad de los alimentos entregados a los estudiantes de instituciones públicas, y fomenta el consumo de alimentos frescos y saludables, abre nuevos mercados y la posibilidad de mayores ingresos para los agricultores familiares, y promueve el desarrollo local", señaló el director general de la FAO, José Graziano da Silva.

El área cubierta por el estudio regional incluye una población estimada de 18 millones de estudiantes, de distintas edades y niveles de enseñanza, precisó el organismo de la ONU.

Dijo que el presupuesto total para la alimentación escolar en los ocho países supera los 900 millones de dólares, lo que representa un promedio de inversión anual por estudiante aproximado de 25 dólares y que los recursos son destinados de manera prioritaria a la compra y distribución de alimentos.

Según la FAO, el compromiso de los gobiernos con la alimentación escolar ha ido en aumento en la región y casi todos los países están interesados en incluir la política de comprar sus insumos directamente de los pequeños productores para abastecer a los programas de alimentación escolar.

"El estudio muestra que para enfrentar los desafíos de los programas de alimentación escolar se debe involucrar a los diversos sectores de la sociedad, incluyendo a los gobiernos, parlamentarios, las organizaciones internacionales, el sector privado, la comunidad educativa y la sociedad civil organizada", comentó la coordinadora del estudio Najla Veloso.