Alerta la ONU sobre situación de un millón de niños sirios refugiados

Asciende a un millón el número de niños refugiados que han huido de la violencia en Siria y se encuentran en una situación extremedamente vulnerable, alertaron hoy dos agencias de Naciones Unidas.

El Alto Comisionado de Naciones Unidas para Refugiados (ACNUR) y el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF)indicaron que la mitad de dos los dos millones de sirios refugiados son niños, tres cuartas partes de ellos menores de 11 años de edad.

Ambos organismos subrayaron en un comunicado emitido en Ginebra que esta cifra no es solamente una estadística sino que significa que los menores se encuentran en una situación extremadamente vulnerable.

Los dos millones de refugiados sirios se encuentran en países vecinos como Líbano, Jordania, Turquía e Irak, según datos de UNICEF y ACNUR.

El director de UNICEF, Anthony Lake, afirmó que cada uno de ellos "es un niño real arrancado de su casa, tal vez incluso de una familia, enfrentando los horrores que apenas podemos empezar a comprender".

Lake ha considerado que "todos debemos compartir esta vergüenza porque mientras unos pocos trabajan para aliviar el sufrimiento de los afectados por esta crisis, la comunidad internacional ha fallado en su responsabilidad con los niños sirios".

"Debemos parar y preguntarnos, en conciencia, cómo podemos seguir fallando a los niños sirios", añadió.

De acuerdo con sus cifras, más de dos millones de niños sirios se han desplazado a nivel interno y unos siete mil han muerto en la guerra civil.

Por su parte el titular del ACNUR Antonio Guterres, deploró que cerca de siete mil niños se encuentran entre los más de 100 mil muertos que ha dejado el conflicto en Siria, que comenzó en marzo de 2011.

El sufrimiento de los niños no acaba una vez escapan de Siria, enfatizó.

"Incluso después de que han cruzado la frontera en busca de seguridad, están traumatizados, deprimidos y necesitan una razón para tener esperanza", señaló Guterres.

Indicó que el ACNUR hace lo posible porque los niños nacidos en el exilio reciban un certificado de nacimiento, evitando que se conviertan en apátridas, y que todas las familias y niños refugiados vivan en algún tipo de refugio seguro.

Sin embargo, las amenazas a los niños refugiados están aumentando, incluyendo el trabajo infantil, el matrimonio precoz y la posibilidad de la explotación sexual y la trata.

Además, el ACNUR ha contabilizado a más de tres mil 500 niños que han cruzado la frontera siria hacia Jordania, Líbano e Irak sin compañía o separados de sus familias.

UNICEF y ACNUR han explicado que hasta ahora han pedido a la comunidad internacional más de cinco millones de dólares "para alimentación, cuidados sanitarios, educación y otras necesidades básicas, pero se necesitan más recursos para crear redes fuertes de ayuda humanitaria para los refugiados sirios".