Llama Fernández a "preservar Atlántico Sur como región de paz"

La presidenta argentina Cristina Fernández llamó hoy a "preservar el Atlántico Sur como una región de paz" y exhortó a las "grandes potencias" a evitar la presencia de armas nucleares del Reino Unido en las Islas Malvinas.

Al intervenir en la clausura de la Conferencia General para la Proscripción de las Armas Nucleares en América Latina y el Caribe (Opanal), la mandataria dijo que "se insiste en seguir armando a las islas" Malvinas, cuya soberanía reclama Argentina.

"Hacemos un llamado al mundo y a las grandes potencias por las cosas que están sucediendo, seguimos insistiendo sin pausa en que queremos un Atlántico Sur sin armas nucleares", afirmó Fernández en el cierre de la cita, que se realizó en la sede de la cancillería local.

La presidenta argentina aludió de esta forma al envío de Londres de submarinos nucleares a las Malvinas, destacando que eso ocurre "aun cuando Argentina ha dado sobradas muestras de que no tiene intención de agresión para con nadie".

Sostuvo, por otra parte, que el derecho de veto que ejercen cinco naciones desde la postguerra en el Consejo de Seguridad de la Organización de Naciones Unidas (ONU) "quedó a destiempo", ya que en la actualidad "estamos en un mundo complicado, con malas lecturas".

"Cuando uno quiere solucionar un conflicto y le da a alguien el derecho a veto, seguramente no se soluciona. Estamos en un mundo complicado y se ve una impotencia de las grandes potencias para solucionar conflictos que están desangrando a la humanidad", dijo.

La presidenta Fernández subrayó que "para Argentina es fundamental preservar al Atlántico Sur como una región de paz y libre de armas nucleares".

Recordó que su país "tiene un gran desarrollo nuclear y también se convirtió en uno de los primeros adalides del uso de energía nuclear con fines pacíficos".

"Los analistas, tiempo atrás, decían que era peligrosa la energía nuclear en el Cono Sur, porque existía una idea traída desde afuera en cuanto a que tanto Argentina o Brasil tenían potencial para poner en peligro a la región; pero como siempre pasa no acertaron", acotó.

La jefa de Estado advirtió que "ya no hay peligro de holocausto nuclear, pero sí de un holocausto social en el mundo, por eso tenemos que armarnos, pero de nuevas ideas".

Fernández aseguró que "en política se puede hacer cualquier cosa, menos ignorar la realidad" y, en esa perspectiva, subrayó que desde la presidencia del Consejo de Seguridad de la ONU "demandamos un liderazgo responsable en el mundo".

Sostuvo, en ese sentido, que "el desafío de cara al futuro" que enfrenta la comunidad internacional es "repensar la función de los organismos multilaterales" en el mundo.