Arrestan a 10 personas en NY al manifestarse por reforma migratoria

La policía de Nueva York arrestó hoy a 10 personas, entre ellos un mexicano, que participaron en un acto de desobediencia civil a favor de la reforma migratoria en Estados Unidos.

Los arrestos se produjeron poco después del mediodía, luego que inmigrantes, líderes religiosos y activistas comunitarios bloquearan la entrada al antiguo centro de detención de Varick, donde ahora sólo se procesan casos de deportación originados en Nueva York.

La policía realizó los arrestos sin que los afectados opusieran resistencia. El llamado acto de desobediencia civil, convocado por la Coalición de Inmigrantes de Nueva York, reunió a unas 100 personas.

Según Manuel Castro, representante de la Coalición de Inmigrantes de Nueva York, las 10 personas arrestadas quedaron libres pocas horas después de la detención. Entre los detenidos se encontraba el mexicano Juan Carlos Ruiz, activista en favor de la migración.

"Los detenidos salieron hace unas cuantas horas. Por fortuna, todo salió muy bien y pudimos mandar el mensaje que habíamos planeado", dijo Castro en entrevista con Notimex.

Algunas de las principales demandas de los manifestantes son terminar con las "injustas políticas" de deportación y que la Cámara de Representantes de Estados Unidos apruebe una reforma migratoria que abra una vía para que los indocumentados obtengan la ciudadanía.

Durante los minutos que duró el acto, los manifestantes cantaron, corearon consignas y mostraron carteles en que denunciaban la "inmoral separación de las familias" que ocurre cuando un inmigrante indocumentado es deportado.

"Continuaremos yendo a las calles, a reuniones públicas y haciendo llamadas telefónicas para exigir una reforma real para las comunidades inmigrantes", afirmó Steven Choi, director ejecutivo de la Coalición de Inmigrante de Nueva York.

Choi informó que las manifestaciones en Nueva York eran parte de un esfuerzo concertado en todo Estados Unidos para lograr una reforma migratoria, que es apoyada, además de los migrantes, por pastores y obispos, dueños de negocios y empleados, conservadores y liberales.

Por su parte, Alina Das, quien participó en el acto civil de este jueves bajo el riesgo de ser arrestada, explicó que no era posible la inacción cuando cientos de miles de familias eran separadas cada año por deportación y detenciones.

"El precio que pagamos hoy es poco comparado con el precio que pagaremos si el Congreso no actúa", enfatizó Das, quien es codirectora de la Clínica de Derechos para los Inmigrantes de la Universidad de Nueva York (NYU).